Así, un comerciante de la peatonal de San Luis describió lo que se viene viviendo en los últimos días con las compras navideñas, donde si bien aún no existen cifras oficiales al respecto, se palpa en el ambiente y en el ánimo de los comerciantes que serán superiores a años anteriores. Esto se debe al gran flujo de dinero circulante por planes sociales y el cobro en tiempo del aguinaldo en mucho de los casos.

A pesar de las elevadas temperaturas y el calor agobiante, la sociedad puntana realiza las tradicionales compras para estas fiestas que se avecinan. Empezaron apenas arrancó el mes, se incrementaron en los últimos días y según los comerciantes, se debe a la mejora del poder adquisitivo de la gente que lo vuelca al mercado interno, debido al dinero circulante que hay en los comercios.

Los comerciantes aseguran que terminarán el mes con un porcentaje de ventas superior al del año pasado. Ésa es la sensación que flota en la calle y el termómetro indicador es que desde el inicio mismo del mes, la gente comenzó con las compras para estas fiestas de fin de año, que se incrementaron con el correr de los días.

Mucho tiene que ver el flujo de dinero que se inyectó a través de los distintos planes sociales, y que la población lo ha sabido distribuir en el mercado interno. “Los comerciantes lo han notado y por eso estamos extendiendo los horarios de atención, para que la gente esté más cómoda a la hora de comprar. Se está vendiendo bien, gracias a Dios”, señaló el propietario de un local de indumentaria de la peatonal Rivadavia.

Una señora le contaba a ANSL que salió a comprar “cositas” para adorar el árbol de Navidad. Una joven madre pudo salir con tiempo a conseguir los regalos para sus hijos. Encontró buenos precios y sólo le quedaban los regalos de última hora.

Cuando hay circulante y las necesidades básicas están satisfechas, el puntano vuelca su dinero en los distintos comercios, generando ese famoso círculo virtuoso donde todos ganan, la vara se eleva y la calidad de vida de la sociedad también.