El hecho ocurrió en junio de 2016, en Quimilí, y aún conmociona a los santiagueños. Con la intervención de la División Canes se logró, en los últimos días, el secuestro de importantes elementos.

La División Canes de la Policía de San Luis colaboró en el esclarecimiento del homicidio de un niño de 11 años.

“Hemos tenido el privilegio de contar con el apoyo de la División Canes de San Luis y lograr importantes resultados”, expresaron desde la policía y justicia santiagueña en referencia al trabajo de los canes que lograron ubicar un galpón en el que se secuestraron elementos claves para esclarecer el hecho.

Del operativo, realizado el lunes, participaron también efectivos policiales de Río Negro y la Policía Federal.

El pequeño Mario Salto, de 11 años, fue hallado en junio de 2016 en un descampado de la ciudad de Quimilí, luego de estar desaparecido varios días. Las hipótesis del homicidio son muchas, pero la jueza interviniente en la causa se inclina por un “homicidio ritual”

Fuente, foto y video: Diario Panorama.