Los voceros de la Armada confirmaron que el ruido escuchado el miércoles 15 de noviembre fue una explosión. Ocurrió tres horas después de la última comunicación.

En la operación se utilizan sonoboyas.

En el último parte brindado a la prensa, el vocero de la Armada, Enrique Balbi, explicó que el “ruido” escuchado el miércoles 15 de noviembre fue “una explosión”. La tripulación se comunicó por última vez con la base en Mar del Plata a las 7:30 de ese día y el sonido tuvo lugar alrededor de las 10:30.

“Recibimos una información del embajador en Austria sobre un evento anómalo, singular, corto, violento y no nuclear consistente con una explosión”, sostuvo Balbi. Y agregó que se desconocen las causas. “Seguimos buscando. Vamos a continuar con el esfuerzo de búsqueda del submarino San Juan”, indicó.

Dicho indicio sonoro fue detectado en la ruta que el submarino debía hacer hasta Mar del Plata, a casi 50 kilómetros desde el lugar donde se comunicaron por última vez, a la altura del Golfo San Jorge. A partir de este dato, seis unidades de diferentes nacionalidades se dirigieron de inmediato a la zona donde se habría producido la explosión. Sin embargo, hasta el momento no hubo contacto con el ARA San Juan.

Cinco minutos antes de que el vocero de la Armada difundiera el parte oficial, un equipo de contención les comunicó las novedades  a los familiares de los tripulantes, muchos de los cuales entraron en crisis. Hubo gritos, llantos y se solicitó asistencia a una ambulancia.

La operación entró en una etapa crítica, ya que se cumplieron ochos días desde que el submarino logró comunicarse por última vez. Una nave como el ARA San Juan cuenta con siete días de oxígeno en la situación más crítica, es decir, sin poder salir a la superficie para usar su snorkel (para renovar el oxígeno). Al no haber dado con su ubicación ni con su situación, la Armada no logró confirmar si el submarino pudo renovar el oxígeno o no.

Las condiciones de la búsqueda tendrán complicaciones hoy, ya que Balbi advirtió que el clima “empeorará”, aunque aclaró que “no será de manera abrupta”. De todos modos, volverá a crecer el oleaje debido a un aumento en la velocidad del viento.

 

Nota: Andrés Acosta.

Foto: EFE / Armada Argentina.