El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, pondrá fin a un programa de residencia temporal que permitió que 59.000 haitianos vivan y trabajen en EE.UU. desde que un poderoso terremoto sacudió el país caribeño en 2010.

La decisión forma parte de la política de mano dura migratoria del Gobierno del republicano Trump. Hace dos semanas, la administración ya anunció el fin del TPS (Status de Protección Temporal) para unos 5.300 inmigrantes nicaragüenses, que disponen hasta enero de 2019 para salir del país o conseguir otro permiso de residencia.

Con el objetivo de afianzar su lema “Estados Unidos primero”, y ante los reclamos de un sector de la población que asegura que hay menos puestos de trabajo debido a la alta cantidad de extranjeros, el Departamento de Seguridad Nacional indicó que las condiciones de vida en Haití mejoraron significativamente, por lo que es tiempo para los haitianos de volver a casa.

El beneficio consolidado tras el devastador sismo de 7 grados en la escala de Richter de 2010 será extendido por última vez hasta julio de 2019.

Fuentes y foto: La Nación y El País.