El vocero de la Armada confirmó que los intentos de comunicación recibidos no fueron del submarino y que el miércoles se reportó un problema con las baterías. Hasta el momento no hay indicios que puedan dar una pista de dónde está la embarcación.

El submarino es buscado intensamente en mar argentino.

Hoy era el último día en el que el submarino ARA San Juan podía llegar a Mar del Plata y no lo hizo. Hoy también confirmaron desde la Armada que las siete llamadas satelitales detectadas el sábado no pertenecen a la embarcación perdida.

Las pésimas condiciones climáticas, con olas de hasta seis metros de altura, oscurecen el panorama y las posibilidades de concluir una búsqueda exitosa. Actualmente se rastrilla en un área de 482.507 kilómetros cuadrados, a un máximo de 905 kilómetros de la costa y con una longitud de 1.006 kilómetros entre Mar del Plata y el Golfo San Jorge, ubicado entre las provincias de Chubut y Santa Cruz.

Son 44 los tripulantes que ocupan la nave, entre los cuales se encuentra Fabricio Alejandro Alcaraz. Es puntano, nació en El Volcán y tiene 27 años. Hace poco más de un año que es maquinista del ARA San Juan. “Trato de no ver la televisión, pero me estoy desesperando”, dijo su mamá, Susana Coria de Alcaraz, en declaraciones a los medios.

Por otra parte, el vocero de la Armada, Enrique Balbi, dijo esta mañana en conferencia de prensa y con respecto al rescate que “en condiciones normales, el submarino puede pasar 90 días sin ayuda externa, en cuanto a combustible, agua, aceite y oxígeno. Esto es, haciendo esnórquel (dispositivo que permite a un submarino operar sus motores diésel sumergido a profundidad sin dejar de tomar en el aire de la superficie) para renovar el aire y cargar las baterías. Esto se hace una vez por día, o cada dos o hasta tres días. Estas son las condiciones normales”.

“Ahora bien, si el siniestro lo obligó a ir a superficie y está con escotilla abierta, no tendría problemas de oxígeno y, en cuanto a víveres, siempre se llevan dos tercios más de los programados para los días de la misión. En este caso son 10 días, y podrían tener víveres, racionándolos, hasta por 30 días”, planteó Balbi.

Luego explicó el escenario más complicado: “Si no puede salir a superficie, ahí ya se pasa a la fase de siniestro más perjudicial. Es difícil precisarlo en cuanto a las condiciones. Si están en el fondo, sin poder salir a superficie por sus propios medios, otros países han hecho ejercicios y aproximadamente se calcula una supervivencia de siete días”, dijo cumplido el quinto día desde que se tuvo la última comunicación con la tripulación.

 

Nota: Andrés Acosta.

Foto: Web.