Fue exitosa la séptima cirugía practicada en el Policlínico Regional “Juan Domingo Perón” a Luis Letoile, un joven de 18 años que en marzo pasado protagonizó un accidente en su motocicleta, a raíz de lo cual sufrió una triple fractura en su pierna derecha.

Luis Letoile evoluciona favorablemente tras su séptima cirugía.

Luis Letoile evoluciona favorablemente tras su séptima cirugía.

La nueva intervención, que duró aproximadamente 4 horas, fue realizada  por el cirujano Emanuel Fattor. El mismo que hace 2 meses realizó una intervención inédita en el historial de la salud pública de la provincia, al realizarle un implante óseo de un donante cadavérico.

“Esta última cirugía, que es la séptima, salió muy bien y ahora le dieron un sedante y está durmiendo, ya que el médico le dijo que debía descansar. Si pasa una buena noche posiblemente mañana le den el alta, y veremos si nos quedamos o volvemos al pueblo, que es lo que quiere Luis”, contó Iris Sasso, la madre del joven, tras la operación.

Iris explicó cómo vivieron la previa junto a Luis. “El lunes viajamos a Villa Mercedes y fuimos directo al Policlínico Regional, pero hasta entonces estuvimos en nuestra casa en Fortuna, yendo todos los días a Nueva Galia, en cuyo hospital la kinesióloga Jésica Guerra le hace diariamente la rehabilitación a mi hijo”.

Por su parte, Fattor se mostró optimista, refiriendo que “esta fue la segunda operación de este nivel, en la que pudimos establecer por qué no consolidaba el hueso, detectando que una parte se estaba reabsorbida, por lo que en este caso se utilizó un procedimiento tradicional de injerto de cresta del propio paciente para completar una parte de unos dos centímetros que faltaba, por lo que ahora esperamos la consolidación definitiva. El primer injerto fue de donante cadavérico (un fragmento de unos 15 centímetros de largo por 7 de ancho), mientras que ahora se extrajo de su propia cresta, que está por arriba de la cadera, de unos dos centímetros”.

Además, Fattor indicó: “Debemos esperar que biológicamente el hueso pegue y por ello, resta controlarlo, pero el implante ha resultado perfecto y además presenta una buena movilidad de tobillo, lo que es muy importante”.

Asimismo, el especialista añadió que “no se trata de una patología que se resuelva en una cirugía, incluso puede tener una más, pero el paciente se encuentra muy bien, con mucha contención familiar y la ayuda terapéutica para manejar su ansiedad de poder hacer una vida normal”.

El cirujano resaltó la utilidad que para este y otros casos “representa el sistema digital de imágenes radiográficas con que cuenta el hospital, que nos brinda la posibilidad de medir defectos y precisar si se necesitan tornillos o qué tipo de implantes”.

Acerca de estado anímico de Luis, su mamá aseguró que “gracias a Dios está muy bien, con mucha energía, incluso siempre dice que entrar al quirófano ya es algo normal y que se siente como en casa, porque tanto él como nosotros siempre hemos sido atendidos muy bien, como si fuera una familia, muy apoyados por los médicos y enfermeros. Y con respecto a lo que sucedió, que pudo ser mucho más trágico, lo tomamos como una experiencia de vida en la que debemos tomar conciencia; como papás que no vuelva a usar una moto, y el que conduce otro vehículo, como una camioneta, tener en cuenta que la imprudencia lleva a esto, que pudo ser mucho peor”.

 

Nota y foto: Prensa Ministerio de Salud.