Fue a partir de una denuncia por parte de la Escuela Nº 197 “Félix Origone”. Funcionarios y técnicos del Ministerio de Medio Ambiente, Campo y Producción visitaron el lugar y lo confirmaron, por lo que se labró un acta y se sancionará a los responsables.

Constataron una pulverización ilegal en una producción de papas en Concarán

Constataron una pulverización ilegal en una producción de papas en Concarán.

En San Luis existe un Tratado de Paz entre Progreso y Medio Ambiente, el cual establece que todo emprendimiento productivo que se desarrolla en la provincia debe ser solidario con el cuidado del entorno natural que nos rodea. Esto se evidencia, en mayor medida, cuando entra en juego la salud de los puntanos. Lamentablemente, en Concarán sucedió lo contrario.

Alertados por una denuncia de la Escuela Nº 197 “Félix Origone” perteneciente a la localidad, funcionarios y técnicos del Ministerio de Medio Ambiente, Campo y Producción visitaron un establecimiento productivo colindante con la institución educativa. Allí detectaron, en una plantación de papa, la utilización ilegal de agroquímicos, ya que se realizó por fuera de los procedimientos determinados por la normativa provincial.

“Desde el colegio nos informaron que las aplicaciones las tuvieron que haber realizado de noche o por la mañana temprano, ya que no los vieron pero sintieron el olor. Nosotros fuimos al lugar y lo corroboramos, por lo que labramos un acta y generamos un expediente para sancionar a los responsables”, informó la jefa del Área Sanidad y Tecnificación Agrícola, María Rodríguez.

En cuanto a las faltas cometidas, la funcionaria expresó: “Incumplieron las distancias establecidas. A ello se le suma que no utilizaron receta fitosanitaria y que no existen registros de inscripciones de la maquinaria utilizada, del aplicador ni del depósito, donde también encontramos envases sin las condiciones sanitarias que establece la Ley”.

Es importante considerar que la normativa puntana establece que tanto el aplicador, como así también el propietario del campo y el responsable del cultivo (en caso de que no sea el mismo que el dueño del establecimiento), son solidariamente responsables, por lo que las sanciones recaerán sobre cada uno de estos actores.

 

Nota y foto: Prensa Ministerio de Medio Ambiente, Campo y Producción.