Con sólo 9 años es campeona provincial y nacional. Patina desde los 4 años y dice que este deporte le llena el alma. Representa a Unión Patinadoras de San Luis (UPSAL).

Naomí Chacón es campeona provincial y nacional con sólo 9 años.

El patín le llena el alma. Disfruta. Se divierte. Hace amigas. Se distrae. Naomi Chacón tiene 9 años y ya es campeona provincial y nacional. A los 4 años abrazó esta disciplina. El entorno familiar la ayudó mucho, ya que sus tías también practicaron patín. Un día fue a ver una clase. Se subió a los patines, y le dijo a su mamá (Mayra) y a su papá (Lucas), que quería seguir. Sus papis se miraron, y con un guiño cómplice le dijeron que sí. Primero empezó como una diversión, pero con el correr de los días y de los meses, se dieron cuenta que disfrutaba mucho. Hasta que empezó a competir. Vinieron los primeros logros. Se entusiasmó más. Y ahora hace cinco años que es patinadora.

Siempre está con la sonrisa a flor de piel. Es una nena que cuando habla del patín se la ve disfrutar. De muy chiquita fue muy activa. Amante de los deportes. Su papá juega al fútbol en Unión San Luis. Naomi hizo hockey, natación y 2 años de danzas clásicas, hasta que el patín, como por arte de magia, apareció en su vida. Fue un flechazo a primera vista.

Sus primeros pasos fueron en Victoria. Ahora representa a Unión Patinadoras de San Luis (UPSAL). Ganó el título de la Liga Aconcagua en 2013 y 2014 en Mendoza. En 2015 participó en la Liga de Córdoba. Al año siguiente se subió al escalón más alto del podio en el provincial sanluiseño, en semillero 8 años. En 2017 fue monarca nacional en la categoría C5 9 años en libre y escuela en la Copa “Roberto Rodríguez” en Termas de Río Hondo, Santiago del Estero.

A excepción de los jueves, entrena todos los días. Cursa el 4ºgrado en la Escuela “Bartolomé Mitre”. Entre los trabajos prácticos y los trimestrales, se hace un tiempo para hacer lo que le gusta. A la noche llega rendida, pero siempre se levanta con muchas pilas, porque sabe que la espera el colegio y otro día de práctica. Siempre tuvo facilidad para los deportes. Los asimila con rapidez. Será que papá de chiquita la llevaba con él a los partidos de fútbol. El deporte en la familia es moneda corriente. No tiene una ídola. No dimensiona eso, pero es de mirar mucho, para mejorar su estética a la hora de la evaluación de los jueces.

Muchas veces las amiguitas la van a buscar para jugar, y ella está entrenando o estudiando. Aprovecha cada hueco para practicar. Mientras cuenta como disfruta del patín mira a sus papás, que no hablan, sólo observan como su hija expresa con tanto sentimiento lo que es el patín en su vida.

Al nacional de Santiago del Estero fue toda la familia. Nadie quería perderse esta nueva aventura de esta pequeña gigante. Una nena que respira deporte. A tan corta edad ya tiene varios podios y títulos. Un día el patín entró en su vida. Hoy lo disfruta y cree que nunca se abandonarán. Son 5 años de amor. Una historia que recién comienza y que tiene mucho recorrido por delante. Naomi, la puntanita que hace escuela.