Niños, adolescentes y adultos pasaron la tarde en el lugar y el clima los acompañó.

Si bien desde las primeras horas de la mañana el predio comenzó a recibir más gente de lo habitual, pasadas las 15 se llenó de pelotas, bicicletas, reposeras y familias dispuestas a convertir el jueves en un sábado o domingo. Ése fue el clima que se respiró durante toda la jornada.

“Venimos siempre con la familia, pero hoy teníamos que volver para tomar unos mates y charlar. Además el día está espectacular”, contó Carolina Zapata, estudiante y mamá de 2 pequeños que no paraban de correr.

La siesta también fue el horario de llegada de un grupo de madres de alumnas de 6° de la “Paula Domínguez de Bazán”, que decidieron compartir la tarde con sus hijas.

“Nos comunicamos con las mamás por el grupo de WhatsApp y nos vinimos todas a pasar el día. Nos llevamos muy bien, somos mamás que desde primer grado venimos compartiendo las salidas”, dijo Ariana, quien también destacó la limpieza del Parque: “Está hermoso; la verdad que ha cambiado. Yo, que he venido también con la escuela a festejar mi día, está mucho más lindo y eso que han pasado varios años”.

A su vez Paloma, una de las alumnas de la “Bazán”, contó que generalmente viene a jugar al Parque de las Naciones. “La estamos pasando re bien con mis compañeras, y está hermoso para pasar el día acá”, expresó.

Así, niños, jóvenes y adultos rompieron la rutina escolar y laboral para disfrutar de la tarde, rodeados de sol, pasto bien verde, juegos y espacios para toda la familia.

 

Nota y fotos: Prensa Secretaría de Urbanismo y Parques.