El recorrido incluyó el nosocomio de Candelaria. En todos los centros asistenciales, la ministra de Salud se reunió con el personal y dialogó con los pacientes.

Fiel a su costumbre y libreta en mano, la ministra Corvalán recorrió cada uno de los edificios durante casi una hora, preguntó el nombre de cada empleado, saludó a los pacientes y se interiorizó sobre la situación de cada hospital. Las cosas buenas recibieron una sonrisa y las malas, una nota en su libreta y el compromiso de una pronta solución.

“Esta gira tiene la función de ponernos en contacto con el personal, infraestructura y equipo con que se presta el servicio de salud a la comunidad. Los resultados son muy buenos y nos llevamos tarea para hacer. Además damos instrucciones y recalcamos que el objetivo fundamental es la buena atención integral a los pacientes”, dijo al concluir el recorrido, que comenzó en la mañana del viernes y finalizó al caer la noche.