Asisten a los talleres para crónicos que desde el Ministerio se realizan a través de los centros de salud con el objetivo de ayudarlos a obtener una mejor calidad de vida. Entre mates, le contaron sus experiencias y las expectativas para el Congreso de Salud que se realizará en octubre, en Mar del Plata, al que viajarán con el apoyo del Gobierno de la provincia.

 

Pasadas las 9:30, la ministra de Salud llegó al edificio ubicado en Centenario y Sarmiento, donde al menos tres veces a la semana las pacientes pertenecientes a los centros de salud del Hospital del Sur, Bº Eva Perón, Pueblo Nuevo y AMMPYA se reúnen para compartir diferentes actividades junto a profesores de educación física y kinesiólogos.

Se trata en su mayoría de mujeres que padecen diabetes, hipertensión y otro tipo de enfermedades crónicas no transmisibles que, a través del ejercicio y distintas actividades adaptadas, buscan tener un estilo de vida saludable como parte de un tratamiento terapéutico.

En esta oportunidad, y luego de compartir unos mates, Corvalán dialogó con las mujeres que se preparan para el viaje que realizarán a Mar del Plata, en octubre, para el Congreso Nacional de Salud. Allí recibirán capacitaciones en las que aprenderán más acerca de sus patologías y cómo enfrentarlas.

La ministra anunció que el Gobierno de San Luis ayudará con el traslado hacia “La Feliz” y con indumentaria que las identifique como puntanas, aportes que fueron recibidos con mucha alegría por las pacientes.

“Son mujeres muy responsables por su salud”, dijo Corvalán. “Sus hábitos, tales como caminatas y ejercicios, son dignos de imitar, porque generan conciencia de lo que significa tener una visión de una mejor vida hacia adelante”, agregó.

Acompañada por la jefa del Programa Atención Primaria de la Salud, Marcela Weiher, y el candidato a diputado nacional, Karim Alume, la ministra transmitió los saludos del gobernador Alberto Rodríguez Saá y agradeció a los profesionales que trabajan junto a las pacientes “por generar este ámbito de ánimo y alegría”.

“Esta es una iniciativa que todos los centros de salud llevan adelante, que es contribuir al desarrollo de la actividad física como uno de los pilares para el tratamiento de las enfermedades crónicas no transmisibles. La idea es construir un espacio y generar recursos para que la gente tenga un lugar para hacer actividad física”, concluyó Weiher.