Ante una multitud, la actividad inició pasadas las 11:00 y se extendió hasta las 16:00. Miles de mujeres de distintos puntos de la provincia llegaron al Centro de Convenciones de La Punta para capacitarse en diferentes talleres y hacer realidad sus sueños.

Con un auditorio colmado, la encargada de abrir el evento fue una de las impulsoras de “Mujeres Emprendedoras”, Gisela Vartalitis de Rodríguez Saá.

Recordó que “todo comenzó con reuniones de mujeres en diferentes puntos de la provincia, en cada uno de los pueblos escuché sus necesidades y a raíz de ello surgió ‘Mujeres Emprendedoras’”. En ese sentido, las instó a “trabajar juntas y luchar por sus sueños”.

Ovacionado por el público, el senador nacional Adolfo Rodríguez Saá alentó a las miles de puntanas a seguir adelante con sus proyectos, y enfatizó: “Nunca hubo una reunión en la historia de la provincia, donde se han autoconvocado tantas mujeres, es una verdadera epopeya. Me comprometo a ayudarlas y acompañarlas, para que cuando alguna decaiga, estar al lado para decirle que hay que seguir, luchar y trabajar, que nadie nos va a vencer”.

En esa línea, el candidato por el Frente Justicialista les pidió construir un gran equipo de las mujeres emprendedoras: “No paremos hasta tener éxito, que cada mujer tenga su emprendimiento y pueda sentirse orgullosa de lo que hace y que le respeten  sus derechos”.

En el 1º Encuentro Provincial de Mujeres Puntanas, las más de 20 mil emprendedoras se capacitaron en diferentes talleres que se distribuyeron en los espacios del Centro de Convenciones de La Punta. Se dictaron capacitaciones de costura y tejido, arte, huerta y jardinería, belleza, gastronomía y charlas motivacionales.

Testimonios

Entre las asistentes se encontraba Mari Rojo, de Paso Grande, que a sus 46 años apostó por un emprendimiento de alquiler de inflables para eventos infantiles: “Me pareció importantísima esta idea, siempre quise progresar y hoy estoy apostando a más”.

Desde Villa Mercedes llegó Marta Olguín. A sus 50 años, declaró que “se encuentra desocupada y sueña con abrir un academia para dictar clases de danzas en el barrio Libertad, con la colaboración de sus hijas”.

Similar es la historia de Adriana Morán, de Naschel, que con 52 años aseguró que “a su edad ya no es fácil conseguir empleo, por eso se arriesgó a lanzar su propio proyecto de ropa blanca”.

“Es muy bueno que se piense en las mujeres, somos muchas las que necesitamos trabajar y estos proyectos te dan una salida laboral muy buena”, afirmó Adriana.

Para Daniela Escudero, de la ciudad de San Luis, fue la oportunidad justa para consolidarse en la gastronomía. Tiene 39 años, es mamá soltera y venía dedicándose al rubro pero con pocos recursos. Por medio de “Mujeres Emprendedoras” anhela tener su propio negocio para vivir de ello y mantener a sus hijos.

Nota, foto y video: ANSL.