Hoy se cumple el primer aniversario del inicio del Plan de Forestación Intensivo y el Gobierno ya plantó más 866.000 árboles. El objetivo es lograr el balance hídrico de las 373.000 hectáreas de territorio afectado.

Hoy se cumple el primer aniversario del inicio del Plan de Forestación Intensivo.

Hoy se cumple el primer aniversario del inicio del Plan de Forestación Intensivo.

Compromiso, trabajo en equipo, planificación estratégica y amor por la tierra puntana son algunos de los conceptos que reflejan las acciones desarrolladas por el Gobierno de San Luis en la Cuenca del Morro. Este martes, se cumple un año del inicio del Plan de Forestación Intensivo y, desde el Ejecutivo provincial, ya se plantaron más de 866.000 árboles en la zona.

Enmarcados dentro de la Ley de Emergencia Pública en Materia Ambiental en el Ámbito de la Cuenca del Morro y su Área de Influencia, los ejemplares forestados pertenecen a las especies algarrobo, álamo, acacia, sauce, olmo y pino. Cada uno de ellos cumple una misión particular y son destinados a sitios específicos: cárcavas, bañados, sitios con voladura de suelos o rocosos; pero todos fueron elegidos por la gran dimensión de sus raíces y su capacidad de absorber importantes cantidades de agua.

En este trabajo, el Gobierno de San Luis no está solo. Diferentes instituciones públicas, privadas y organizaciones no gubernamentales se solidarizaron con la problemática ambiental, y aportaron su granito de arena para ser parte de la solución y sanar las heridas de la Cuenca.

A todos ellos, hay que sumar el compromiso de los productores, quienes afectados por la situación ya comenzaron con la forestación dentro de sus campos. Con casi 250 planes de Manejo de Suelo y Forestación presentados en el Ministerio de Medio Ambiente, Campo y Producción, los establecimientos privados plantarán cerca de un millón de árboles.

A la par de los productores, el Ejecutivo incorpora más ejemplares todos los días. El objetivo no es sencillo, pero la conciencia ambiental de toda la población permitirá que los puntanos alcancen la meta: lograr el balance hídrico de las 373.000 hectáreas que conforman el área de influencia de la Cuenca.

 

 

Nota y foto: Prensa Ministerio de Medio Ambiente, Campo y Producción.