El  candidato a senador nacional recorrió la localidad, saludó a autoridades y participó de la inauguración de la fábrica Plastibak SA.

El candidato a senador nacional por el Frente Justicialista, Adolfo Rodríguez Saá, visitó el viernes a la localidad de Paso Grande, donde participó de la inauguración de una fábrica, visitó otra planta fabril, recorrió las calles del pueblo y compartió un almuerzo con los vecinos.

Al llegar, Adolfo fue recibido por el intendente, Claudio Garraza, y los legisladores Pablo Garro y Carmelo Mirábile. Luego, ingresaron a la fábrica Plásticos Norte, radicada en la localidad desde 2011 y con un plantel de 46 operarias. La planta produce los pañales de marca “Caricia”, que son distribuidos en distintos puntos del país.

Luego, acompañado por la gente, Adolfo recorrió las calles hasta llegar a Plastibak SA, una fábrica que se dedicará al reciclado plástico. Su propietario, Diego Escudero, autoridades departamentales y el senador nacional encabezaron el corte de cintas que dejó inaugurada la planta.

A la salida del edificio, Rodríguez Saá analizó el significado de contar con una nueva industria. “El departamento San Martín es muy querido, está en el corazón de la provincia, fue el más postergado y olvidado. El de menor crecimiento demográfico. Sin embargo hoy estamos en Paso Grande inaugurando un nuevo emprendimiento industrial, con capitales de un empresario local”, afirmó.

“Esto es lo que nosotros tenemos que acompañar, esa es la visión positiva. Es el San Luis lleno de colores que yo quiero, es la provincia que tenemos que defender. Debemos preocuparnos por estos emprendimientos, ayudarlos a que sean exitosos”, sostuvo.

“Mientras que en el país cierran empresas y piensan que los créditos tienen que venir de afuera, nosotros creemos en la fuerza creativa del hombre y la mujer de San Luis. Vamos a trabajar para que Paso Grande siga teniendo desocupación cero”, añadió.

Un homenaje a dos figuras

Adolfo también se hizo tiempo para homenajear a dos figuras emblemáticas del pueblo. En la plaza del pueblo está el monumento a Sinibaldo Franco, destacado dirigente del peronismo sanluiseño. El legislador se detuvo unos minutos y leyó frases dedicadas al histórico referente justicialista.

A un costado del espacio verde, hay un monolito en honor a José Ernesto Pucheta, héroe caído en el ARA General Belgrano durante la guerra de Malvinas. El marino vivió en la localidad hasta el momento de su viaje al Atlántico Sur. Rodríguez Saá le dedicó unos minutos y en silencio observó su foto.

La Iglesia San José, ubicada frente a la plaza, es una construcción centenaria que necesita reparaciones. Tras conocerla, Adolfo afirmó que hará “gestiones ante el gobernador, hablaré con el Alberto para que el Estado haga las obras de mantenimiento de esa parroquia histórica”, reveló.

Pasadas las 13:00, Rodríguez Saá compartió un almuerzo con 400 vecinos en la sede del Club Paso Grande. Allí, tras el asado el legislador brindó un mensaje en el que invitó a defender el Modelo San Luis, la Promoción Industrial y se comprometió a conversar con el gobernador Alberto Rodríguez Saá para concretar dos obras necesarias para el departamento San Martín: el acceso a la localidad de Las Aguadas y el asfalto para la ruta que conduce hasta Las Vertientes.

Un reencuentro emocionante

Un reencuentro cargado de emoción fue el que Adolfo mantuvo con “Goyita” García de Barroso, una vieja y destacada dirigente peronista que lo esperaba en la puerta de su casa. El exgobernador la saludó con una frase y un abrazo. “¡’Goyita’…no le vamos a aflojar!”, le dijo.

“Estás muy bien, estás muy linda ‘Goyita’. Vine a caminar por tu pueblo y lo encontré hermoso, a ver las fábricas. Sos una gran luchadora”, le dijo el senador al abrazarla. “Vos también estás bien Adolfo. Siempre trabajando”, le contestó la dirigente de 90 años.

Junto a Gregoria estaban su hijo Ricardo Barroso y su nieto, el legislador provincial, Diego Barroso, que también saludaron a Rodríguez Saá. En la despedida la emoción entre ambos referentes del peronismo puntano siguió: “’Goyita’, cuidate mucho. Nos quedan más luchas”, le dijo Adolfo. Ella, conmovida, le deseó lo mejor: “Cuidate querido Adolfo”, dijo.