El ministro de Medio Ambiente, Campo y Producción, Cristian Moleker, convocó a representantes de línea blanca en San Luis, con el objetivo de escuchar sus inquietudes y brindar acompañamiento al sector.

De la reunión participaron las firmas Rheem, Autosal, Micromet, Lasycer y Modergas.

De la reunión participaron las firmas Rheem, Autosal, Micromet, Lasycer y Modergas.

 Recesión económica, destrucción del empleo y baja competitividad son algunos de los problemas que aquejan a industrias de todo el país, a raíz de las medidas tomadas por el Gobierno nacional.

Según datos del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC), el sector retrocedió un 4,6 % el año pasado. Los números resultan más crudos si tomamos lo que la institución publicó a principios de este año y que hace referencia al período enero/septiembre del 2016: se perdieron más de 127.000 puestos de trabajo asalariados en 5.100 empresas en todo el país. Lo más grave es que no se registran signos de recuperación en lo que va del presente año, ni propuestas concretas del Ejecutivo nacional.

En este contexto, Moleker, acompañado por la jefa del Programa Industria, Agroindustria y Minero, Natalia Spinuzza, convocó a referentes de línea blanca en San Luis, como Rheem, Autosal, Micromet, Lasycer y Modergas, con el fin de escuchar sus necesidades y brindar apoyo al sector.

“Nos reunimos con fabricantes y proveedores de estas firmas para ver de qué manera afrontamos en conjunto las problemáticas que están viviendo, por ejemplo, baja en la demanda, en la producción y capacidad operativa (ronda el 50 %). El panorama no ha sido el más positivo. Hay una gran incertidumbre. Ante esta realidad, las industrias no pueden planear su año productivo”, indicó Spinuzza.

Para contrarrestar esta situación, la jefa de Industria señaló que la idea es “comenzar a trabajar por sectores para lograr identificar problemas comunes y encontrar soluciones rápidas. De esta forma, podemos lograr articulaciones en el sector a fin de afrontar esta realidad entre todos”.

La mirada empresarial

 El director de Manufactura de Rheem (fábrica de termotanques), Adrián Núñez, expresó: “Estamos en una situación difícil, tratando de atravesarla de la mejor manera posible. Nos convocó el ministro, siempre preocupado por la actividad industrial local, con el objetivo de ver qué soluciones pueden aportarse desde el Estado provincial y cómo podemos afrontar esta realidad entre todos”.

La apertura de las importaciones y la baja en la demanda son algunos de los problemas que atraviesa la firma. “Estamos pasando unos meses complicados. Hay incertidumbre hacia el futuro. La empresa siempre apuesta a dar trabajo a los puntanos y a seguir siendo líder en el mercado”, añadió Núñez.

Finalmente, destacó: “Es muy importante para nosotros el respaldo por parte del Gobierno provincial. Ellos elevan nuestros reclamos a Nación para que esta situación pueda mejorar”.

Decreto Nº 699, un reclamo permanente

Cabe recordar que a mediados de enero, Moleker se reunió con el secretario de Industria y Servicios del Ministerio de Producción de la Nación, Martín Etchegoyen, donde solicitó acciones inmediatas para revertir la situación que atraviesa la industria local.

En aquel momento, el titular de la cartera medioambiental expresaba: “Es crítico y oportuno dialogar sobre la posibilidad de implementar el Decreto 699 que incentive a las empresas que están en condiciones de pegar un salto, a realizar nuevas inversiones y, por detrás de esto, generar nuevos empleos en la provincia. Si esto no sucede, le manifestamos al secretario de Industria que la situación se irá agravando y, lamentablemente, será más crítica en un mediano plazo”.

 

Nota y foto: Prensa Ministerio de Medio Ambiente, Campo y Producción.