La menor de las Williams ganó el Abierto de Australia por 7ª vez y está a un torneo de igualar la máxima marca en la historia de los Grand Slam. Superó a su hermana Venus, quien volvía a disputar una final de GS tras superar problemas de salud.

A

Serena Willians le ganó a su hermana Venus en la final del Abierto de Australia 2017.

Siete títulos en Australia, otros tantos en Wimbledon, seis en el US Open y tres en Roland Garros. Está a un torneo de la australiana Margaret Court, quien alcanzó los 24 torneos de Grand Slam y es la mujer récord desde 1973. Con el triunfo en dos sets (6-4 y 6-4) ante su hermana Venus, Serena Williams superó a la alemana Steffi Graf (22) y se ubicó en el segundo escalafón en la historia mundial del tenis femenino. A partir del lunes, la menor de las hermanas, volverá al N° 1 del ranking de la WTA.

Serena Williams (35 años) no perdió ningún set durante el torneo y necesitó de una hora y 24 minutos para doblegar a Venus, quien volvía a una final de Grand Slam -ausente de ellas desde Wimbledon 2009-. Venus (36 años) pudo sortear, en 2011, el síndrome de Sjogren: una enfermedad que la dejaba sin energía.

Las estadísticas entre las hermanas favorecen a Serena 17-11, con una supremacía en finales de Grand Slam de 7-2, ganándole ocho de los últimos nueve. En el Melbourne Park australiano, es la segunda vez que se topan en una definición. La anterior fue en 2003 y la victoria también fue para Serena.

La emoción coronó la premiación y la ganadora dijo por su hermana: “No habría alcanzado los 23 títulos sin vos. De hecho, no estaría en ningún lado. Sos la que me motiva, la única razón por la que existen las hermanas Williams”.

Habrá que esperar hasta el siguiente Grand Slam, Roland Garros (del 28/5 al 11/6), para saber si Serena logra quedar en lo más alto de la historia del tenis femenino mundial.

 

Nota: Adolfo González.

Foto: AFP.

Corrección: Alejandro Andrada.