La propuesta, surgida del Ejecutivo municipal, se convirtió en una de las ordenanzas aprobadas en la última sesión del año, con lo cual la comuna prevé comenzar durante enero con las primeras acciones.

Se proyecta que en cinco años no haya más carros tirados por caballos.

Se proyecta que en cinco años no haya más carros tirados por caballos.

Son dos  los objetivos principales que se pretenden alcanzar con la nueva legislación: por un lado, erradicar los basurales clandestinos que existen en distintos puntos de la ciudad, y por otro, aplicar principios básicos contra la explotación animal, reemplazando los carros por motocargas y mejorando así las condiciones laborales de quienes se dedican al traslado de residuos y escombros.

El titular de la Secretaría de Desarrollo Sustentable, Mario Mondelli, precisó que “tenemos previsto comenzar a trabajar en enero con la apertura de un registro para que los titulares de los carros comiencen a inscribirse de manera voluntaria, para luego ir entregándoles vehículos motocargas a cambio de sus carros con caballos. La proyección es poder aplicar esto en los próximos 5 años, con un 20 % anual en el citado reemplazo”.

Además, el funcionario reconoció que los basurales clandestinos se convirtieron en un verdadero problema para la ciudad, “por lo que se diseñó la creación de una serie de puntos estratégicos como únicos destinos para el descargue de escombros y residuos vegetales (poda, desmalezado), desde donde la Intendencia se ocupará de trasladar todo a la Escombrera Municipal, ubicada en la zona del Kilómetro 5 y que deberá ser puesta en valor”.

Buscan aplicar principios básicos contra la explotación animal.

Buscan aplicar principios básicos contra la explotación animal.

Actualmente la Municipalidad cuenta con un patrón en el que están registrados 120 carros de tracción a sangre, que conforman el grueso de lo que se denomina recolección informal de residuos, principalmente con el levantamiento y traslado de escombros y el resultado de podas, desmalezamiento y limpieza de terrenos, lo que conforma un volumen importante que, conforme a las inspecciones realizadas por los organismos de control, ha redundado en el surgimiento e incremento de basurales clandestinos en diversos sectores del ejido urbano y alrededores.

Mondelli destacó que “además de revertir la situación, este proyecto también apunta a mejorar las condiciones laborales de quienes se dedican a esta tarea, que además podrán ampliar su capacidad de trabajo y desempeño”.

Con respecto al destino que tendrán los caballos, el subsecretario de Desarrollo Sustentable explicó que “este proyecto, en el que trabajamos con los grupos de proteccionistas, ha previsto que los equinos reciban la atención veterinaria adecuada y que sean llevados al Refugio de Contención Animal. Asimismo, tenemos como objetivo final que puedan ser trasladados a una zona rural en la que puedan vivir a su libre albedrío y seguros”.

Nota: ANSL.

Fotos y Video: Chiche Herrera.