Mientras la mayoría de los políticos argentinos optó por la comodidad de sus viviendas o el estar rodeado por sus familiares para pasar la Nochebuena y Navidad, el gobernador de San Luis, Alberto Rodríguez Saá, prefirió visitar a la dirigente Milagro Sala, detenida en una penitenciaría de San Salvador de Jujuy, para brindarle su respaldo a horas de la celebración.

Tras la visita a Milagros Sala, el gobernador Alberto Rodríguez Saá, comentó la inolvidable experiencia.

Tras la visita a Milagros Sala, el gobernador Alberto Rodríguez Saá, comentó la inolvidable experiencia.

En un claro gesto humanitario, el primer mandatario puntano visitó a Sala en el penal de Alto Comedero, a quien definió como “una presa política”, y aseguró que será una noche que recordará “para siempre”, en referencia a lo vivido el sábado en Jujuy.

Alberto dejó claro una vez más la diferencia con la mayoría de los políticos y líderes argentinos al realizar un acto solidario, humanitario, colmado de emoción y realzando los valores de libertad y de justicia en un tiempo donde muchos hacen oídos sordos o giran la vista hacia otro lado.

Pero, ¿cómo celebraron la Nochebuena el resto de los políticos más importantes y funcionarios argentinos? Prácticamente desde la comodidad y lejos de la militancia social.

Por ejemplo, el presidente Mauricio Macri, a su regreso del casamiento de Carlos Tevez, pasó Nochebuena en la Quinta de Olivos. Allí, el presidente recibió a sus hijos mayores junto a la primera dama, Juliana Awada, y la pequeña Antonia Macri.

Gabriela Michetti se reunió con toda la familia en una mesa numerosa. La encargada de cocinar fue su hermana y el menú fue un pavo con castañas. Como una forma de balance del año, cada integrante de la familia de la vicepresidenta escribió en un papel lo bueno y lo malo que les pasó. Esos sobres se guardan y se abren al año siguiente para ver qué cosas mejorar y cuáles no.

El 24 de diciembre, el jefe de Gabinete Marcos Peña cenó junto a su familia, sus padres y tres de sus cuatro hermanos en una quinta que alquilaron para ese fin. Hubo 14 comensales en total.

María Eugenia Vidal eligió quedarse en la Base Aérea de Morón, donde vive desde las reiteradas amenazas de muerte que sufrió. En ese lugar, la gobernadora compartió la cena junto a sus hijos Camila, María José y Pedro y su papá, José Luis Vidal.

Para la cena de Nochebuena, Elisa Carrió estuvo junto a sus hijos en su casa de Capilla del Señor. Dos días más tarde, la diputada nacional festejará su cumpleaños 60 junto a amigos.

Por su parte, el líder del Frente Renovador, Sergio Massa, se quedó en su casa de Tigre. El ex candidato a presidente fue el encargado de hacer el asado para su familia y la de su mujer, Malena Galmarini.

A más de 2.500 kilómetros de la Casa Rosada, Cristina Kirchner se quedó en Río Gallegos para pasar el 24 y 25 de diciembre junto a sus hijos, Máximo y Florencia, y nietos. Habitualmente, la expresidenta viaja a El Calafate para Año Nuevo.

El ex gobernador de la provincia de Buenos Aires y ex candidato a presidente, Daniel Scioli, se quedó en su casa de Villa La Ñata junto a su hija, que está embarazada de seis meses.

Como se podrá apreciar, ninguno pensó en la militancia, en la solidaridad hacia el prójimo y mucho menos, en la propia sociedad, que en muchos de los casos, les toca dirigir.

Alberto junto a Josefina Aldana y Silvina Suárez autora del libro de la Historia de Milagro y Juan Manuel Esquivel diputado provincial de FUYO.

Alberto junto a Josefina Aldana y Silvina Suárez, autora del libro de la Historia de Milagro y Juan Manuel Esquivel, diputado provincial de FUYO.

El gobernador puntano en compañía de militantes jujeños de bases peronistas nacionales en Jujuy.

El gobernador puntano en compañía de militantes jujeños de bases peronistas nacionales en Jujuy.

Nota: Jorge Scivetti.

Fuente: TN.

Foto: Facebook y Twitter.