El Subprograma San Luis Libro desarrolló una intensa jornada de capacitación en conservación de material bibliográfico y documentación, en las instalaciones del Antiguo Templo de Santo Domingo.

El jefe de Programa Turismo, Javier Pedernera, dio inicio a la capacitación.

El jefe del Programa Turismo, Javier Pedernera, dio inicio a la capacitación.

La apertura de la jornada estuvo a cargo del jefe del Programa Turismo, Javier Pedernera, como representante del Ministerio de Turismo y Las Culturas.

Durante dos días, la licenciada en Archivología de la Universidad Nacional de Córdoba, Tomasa Beatriz Heredia, se ocupó de asesorar y capacitar al personal de San Luis Libro y de otras dependencias e instituciones como la Biblioteca del Poder Judicial de San Luis y de Villa Mercedes, el Archivo Histórico Provincial, la Biblioteca “Los Libros de Charlie”, el Museo de la Poesía “Juan  Crisóstomo Lafinur”, la Biblioteca Provincial “Juan C. Lafinur” y la Biblioteca de la Legislatura.

De manera particular, la especialista realizó un diagnóstico exhaustivo en torno a los materiales y recursos de San Luis Libro. Luego compartió su experiencia con el resto de las instituciones presentes.

La actividad perseguía ciertos objetivos orientados a que los participantes sean capaces de comprender la importancia de la preservación de los bienes culturales, conocer la necesidad de  implementar un programa de conservación y mantenimiento del material, reconocer e identificar los distintos tipos de deterioros que puede presentar el acervo documental, y en función de ello, elaborar normas según los conocimientos adquiridos que tiendan a la unificación de métodos de trabajo, y finalmente reflexionar acerca de la necesidad de crear programas de conservación y preservación.

La licenciada en Archivología de la Universidad Nacional de Córdoba, Tomasa Beatriz Heredia.

La licenciada en Archivología de la Universidad Nacional de Córdoba, Tomasa Beatriz Heredia.

En el encuentro se desarrollaron actividades individuales y grupales, teniendo en cuenta los conocimientos previos de los participantes. Para cada caso se presentaban situaciones problemáticas que facilitaran el análisis y revisión de acciones individuales e institucionales. Las actividades requerían que los participantes estuvieran en contacto con documentos y libros, esto les permitía conocer las características del soporte con el cual trabajan a diario y entender acerca de las condiciones para su manipulación.

Con determinados materiales seleccionados, se les permitía observar y reconocer agentes de deterioro. Luego realizar el registro de esos agentes en una ficha e indicar posibles tratamientos según lo conversado.

La especialista desarrolló prácticas de limpieza de material bibliográfico en tapas y cuerpo por aspirado y con pinceleta como explicación didáctica para los participantes.

Estas jornadas promueven la sensibilización de parte de los responsables de la custodia de documentos y material bibliográfico. Desde el Subprograma San Luis Libro consideran necesaria la formación específica de los recursos humanos en el área de conocimiento de la conservación preventiva, para fortalecer al equipo de trabajo, la unificación de criterios para el tratamiento del material y la integración con otras instituciones a fines con proyección en el futuro del cuidado del pasado.

Está previsto continuar con más jornadas de estas características durante el 2017.

 

Nota y foto: Prensa San Luis Libro.