Fue 3-0 en una noche para el olvido. La Selección sigue sin mostrar algún tipo de reacción y por ahora se queda afuera del Mundial.

La cara de Messi lo dice todo. Argentina no tiene rumbo.

La cara de Messi lo dice todo. Argentina no tiene rumbo.

Argentina enfrentó a Brasil con Messi entre los titulares, pero ni siquiera le hizo sombra a un Brasil que vive su mejor momento en su camino a Rusia 2018.

Es que los de Bauza nunca le encontraron la vuelta al partido. Pese a que en el primer cuarto de hora el trámite del partido estaba parejo, todo se desmoronó con el gol de Coutinho a los 25’ del primer tiempo.

Abajo en el marcador, Argentina siguió sin encontrar el rumbo y para colmo, Neymar se aprovechó de la pasividad de los defensores argentinos, que no pusieron resistencia alguna para evitar que el delantero del Barcelona quede cara a cara con Romero y defina con total tranquilidad para aumentar la diferencia a poco de terminar la primera parte.

Ya en el complemento y con el ingreso de un improductivo Agüero por Enzo Pérez, nada cambió para los nuestros porque el mediocampo no generó juego, la defensa no brindó seguridad y Messi no puede solo.

Brasil no soltó el pie del acelerador y avisó a través de Paulinho, pero Zabaleta la sacó en la línea; Paulinho no se resignó y a los 13’ del segundo tiempo aprovechó un centro atrás de Renato Augusto para sellar el resultado.

Aún quedaba media hora de juego y la historia ya estaba sentenciada.

Argentina no mostró reacción, juego ni carácter. Perdió su segundo partido al hilo, hace cuatro que no gana y no marca goles hace casi 200 minutos; no es casualidad ni fruto del mal momento (hoy sólo pateó dos veces al arco), ya que es uno de los equipos que menos goles marcó en lo que va de las Eliminatorias (sólo tiene por debajo a Bolivia).

El martes enfrentará a Colombia en San Juan, con la obligación de ganar para terminar el 2016 en la zona de clasificación.

tablas

Nota: Andrés Acosta.

Foto: Web.

Estadísticas: promiedos.com.ar