Dos nuevos profesionales se sumaron la última semana al sistema de salud. Se trata de un médico generalista para el Hospital Cerro de la Cruz y de una pediatra que atenderá en el Hospital de Concarán. Ambos encontraron en San Luis, el lugar para desarrollar sus carreras acorde con la elección de vida que hicieron. Compartimos sus historias de vida, que vale la pena conocer.

El doctor Castillo se incorporó al Hospital Cerro de la Cruz.

El doctor Castillo se incorporó al Hospital Cerro de la Cruz.

Gustavo Ramón Castillo ingresó a la carrera sanitaria para prestar servicio como médico en el Área Atención Primaria de la Salud (APS) en el departamento Pueyrredón, dependiente del Programa APS, en el Hospital Cerro de la Cruz.

Castillo hace dos meses que se afincó en la provincia por “motivos del corazón” pues su novia es de San Luis. Viene de Villa María, Córdoba, donde trabajaba todo el día.

“Cobraba poco además de tener problemas a la hora de recibir mis haberes: no me pagaban en tiempo y forma, lo que me obligaba a tener más de un trabajo. Ahora en San Luis tengo un único lugar donde me desempeño hasta las 16:00 (cumplirá 48 horas semanales por contrato) con un sueldo y tiempos para organizar mi vida junto a mi pareja”, señaló.

Malena Verónica Fueguel durante los años que estudió la carrera de Medicina en la UBA (egresó en 2008) hacía casi 30 kilómetros para llegar a la universidad desde su casa en Ramos Mejía, provincia de Buenos Aires.

“Cuando subía al tren y podía rascarme la nariz, era porque no estaba tan lleno”, recordó con una sonrisa esta pediatra miembro titular de la Sociedad Argentina de Pediatría que ejerció la residencia en el Hospital Posadas distante otros 10 kilómetros de su casa en el oeste del gran Buenos Aires.

“Haré 36 kilómetros de mi casa en Cerro de Oro (Merlo) hasta el Hospital de Concarán, lugar que desempeñaré mi cargo, sin tráfico y por autopista, es maravilloso. La gente no sabe lo que tienen aquí: es el paraíso”, dijo la doctora Fueguel.

Hace tres años junto a su marido Lucas compraron un terreno tras recibir un dinero luego de un accidente sufrido por él que prefieren dejar en el pasado. “Era una inversión, después nos enamoramos del lugar, la naturaleza, la tranquilidad y decidimos que éste sea el lugar para criar a nuestros hijos”, indicó.

Hace un mes que se afincaron definitivamente en la provincia con Renata, la hija de ambos de 10 meses de edad. “Ella fue concebida durante el cambio de vida que planeamos para nosotros y este entorno natural de tranquilidad y aire puro donde se criará es el regalo por su llegada al mundo”, concluyó.

La pediatra Malena Verónica Fueguel prestará servicio en el Hospital de Concarán.

La pediatra Malena Verónica Fueguel prestará servicio en el Hospital de Concarán.

 

Nota y fotos: Prensa Ministerio de Salud.

Corrección: Mariano Pennisi.