Mayer reemplazó a Del Potro y le dio el quinto punto a Argentina para que llegue a la quinta final de Copa Davis: fue 4-6, 6-3, 6-2 y 6-4 ante Daniel Evans. El conjunto nacional se impuso a Gran Bretaña 3 a 2. El próximo rival será Croacia, como visitante, y se jugará del 25 al 27 de noviembre.

Leo Mayer ganó y metió a la Argentina en la final de la Copa Davis que será en noviembre ante Croacia.

Leo Mayer ganó y metió a la Argentina en la final de la Copa Davis que será en noviembre ante Croacia.

Con una gran personalidad, Leonardo Mayer sacó adelante el quinto punto ante Daniel Evans y logró darle el 3-2 a Argentina sobre Gran Bretaña. «El Yacaré» terminó de concretar lo que en la previa era considerado una sorpresa. Fue más que nunca un trabajo de equipo, ya que todos los tenistas que salieron a la cancha aportaron un puntito para ganarle a los británicos.

Pese a un comienzo en el que se lo notó nervioso, el correntino mostró un nivel parejo y terminó demostrando que también levanta su rendimiento al jugar representando al país. Fue 4-6, 6-3, 6-2 y 6-4 para liquidar la semifinal y volver a ilusionarse con una nueva final, la quinta para el país luego de cuatro perdidas.

Antes, Andy Murray había empatado la serie 2-2 al ganarle a Pella por 6-3, 6-2 y 6-3. A pesar del cansancio por haber jugado los tres puntos y de una molestia muscular sufrida en el último set, el británico hizo pesar su jerarquía sobre Guido. Luego llegó el gran triunfo de Mayer.

El próximo rival será Croacia, que se impuso sobre Francia como local. Argentina visitará al país de los Balcanes del 25 al 27 de noviembre.

 

La victoria de Leo:

Primer set

Con toda la carga de tensión lógica para un quinto punto de Copa Davis, Leonardo Mayer salió decidido a imponer autoridad desde el comienzo. Pero el primer impacto favorable fue para Dan Evans, quien consiguió quebrarle en un largo tercer game luego de dos errores no forzados del argentino con la derecha.

Más allá de que la conocida calidad de sus golpes mantenía a Mayer cerca en el marcador, su inestabilidad le impedía recuperarse. De hecho Evans, con una táctica conservadora y a la espera de los errores ajenos, prácticamente no pasó sustos con su servicio.

El británico nunca mostró resquicios para ser atacado, y en el décimo game cerró con mucha autoridad el set por 6-4, sin haber sufrido break points en contra. Los indicios para el equipo argentino eran sombríos.

Segundo set

El nivel de juego de Mayer se mantuvo estable, más allá del golpe de haber perdido el primer set. Y cuando logró cierta dosis de equilibrio y meter un par de esas derechas que tantas alegrías le dieron a lo largo de su carrera, consiguió el premio esperado: aprovechó su primer break point del partido para quebrar a Evans en el cuarto game.

Más allá de que el juego de Leo mantuvo algo de irregularidad, sus impactos alcanzaron para verlo dominante en muchos momentos y para que llegara arriba en el marcador al final del set. Y volvió a mostrar su templanza en el noveno juego cuando se valió de su saque para levantar un 0-30 y sellar el 6-3 que le devolvía la ilusión a Argentina.

Tercer set

Y el comienzo del tercer set aportó otro impacto positivo para Argentina. Mayer presionó desde el comienzo a Evans, forzó sus errores y terminó de sellar el quiebre en el primer game con una tremenda devolución de derecha.

Parte del secreto de la levantada de Mayer estuvo en su devolución de saque: dejó de forzar en busca de las líneas y empezó a usar ese recurso en contadas ocasiones, para privilegiar que la pelota esté en juego. Así fue como sacó de foco a Evans y empezó a complicarlo en sus games de servicio. Y con un error del inglés, que estrelló su revés en la red, apareció en el quinto juego un nuevo quiebre.

En el octavo game, cuando volvió a tocarle sacar para cerrar el set, el servicio de Leo se mostró otra vez implacable y selló un 6-2 que dejaba a Argentina a un paso de ganar la serie.

Cuarto set

Pareció que podía extender su momento positivo Mayer en el comienzo del cuarto set, pero no logró aprovechar tres break points pese a que el británico estaba con muchísimas dificultades para meter su primer saque.

En el quinto game, gracias a un revés que funcionaba cada vez mejor, Mayer se ganó una doble chance de quiebre. Evans levantó el primero gracias a un buen saque. Pero en el segundo Leo lo hizo desplazarse con inteligencia y forzó su error para conseguir el quiebre. La luz en el fondo del túnel se hacía cada vez más visible.

En la recta final, el argentino no reflejó en la cancha la tensión lógica que traía el momento, en un año en el que su propia irregularidad lo llevó a salir de los cien mejores del ranking. Encaró el décimo game para cerrar el partido y otra vez no falló. Era 6-4. Después de tanta tensión, Argentina ganaba 3-2 una serie inolvidable y estaba en su quinta final de Copa Davis.

 

Cómo llegó la confirmación de Mayer para el quinto punto

Más temprano, mientras Guido Pella ingresaba a la cancha para enfrentar a Andy Murray, y la posibilidad de que Juan Martín Del Potro saliera a la cancha a continuación para afrontar un eventual quinto punto seguía rodeada de una gran incertidumbre. Su presencia no había sido descartada por ningún integrante del equipo argentino. Ni oficialmente ni por lo bajo. Pero más tarde, cuando la caída de Pella se empezaba a consumar, llegó la confirmación: finalmente iba a ser Mayer el encargado de jugar el partido decisivo.

Del Potro peloteó durante 15 minutos esta mañana en la cancha del Emirates junto a Mayer, que iba a ser con toda seguridad su reemplazante en caso de que el tandilense no se sintiera en condiciones de jugar.

Ya con el partido de Pella iniciado, sin embargo, a Mayer se lo vio cerca del resto del equipo; Delpo no apareció por esa zona. ¿Definitivamente afuera o elongando? Según el reglamento, el capitán tiene tiempo hasta 10 minutos después del cierre del primer partido para nominar a su jugador.

Este sábado, tras jugar y perder el dobles ante los hermanos Murray, Del Potro había dicho que las ocho horas de tenis que acumulaba entre viernes y sábado eran “suficientes” en el marco del proceso de vuelta a la actividad que atraviesa desde febrero.

La presencia de Del Potro en el dobles generó una gran sorpresa en el Emirates, e incluso la prensa británica calificaba de muy arriesgada la decisión del capitán Orsanic. Como se preveía, ese partido lo hizo desgastar aún más al tandilense.

Mayer volvió al equipo en esta serie después de una persistente lesión en el hombro que lo alejó varias semanas del circuito. Dos semanas atrás, cosechó un título en el challenger de Manerbio, sobre polvo de ladrillo. En el doble, ante los hermanos Murray, lució impreciso en el arranque y llevó luego el peso del partido, mientras Del Potro, disminuido físicamente, intentaba acompañar.

Puño apretado para el festejo del "Yacaré Correntino" en la victoria de Argentina.

Puño apretado para el festejo del «Yacaré Correntino» en la victoria de Argentina.

 

Nota: Diario Olé – Diario Clarín.

Fotos: Diario Olé.

Corrección: Mariano Pennisi.