Más de dos décadas pasaron desde que la Selección consiguió su último título en las competencias más importantes del continente y del mundo. Acumula, además, seis finales perdidas. ¿Podrá romper con la mufa este domingo?

Lionel Messi, el as de espadas de la Selección Argentina.

Lionel Messi, el as de espadas de la Selección Argentina.

De la mano de Lionel Messi y compañía, Argentina tendrá en la noche de este domingo la gran oportunidad de romper el maleficio de 23 años sin títulos, un karma que arrastra luego de lograr la Copa América en 1993. Desde aquel entonces, llegó en seis oportunidades a instancias decisivas, sin poder imponerse en el último partido.

La imagen de Oscar Ruggeri levantando la Copa América en 1993 quedó muy lejana en la retina de los argentinos. Desde aquella final ganada a México por 2-1, en Ecuador 1993, la Selección disputó 15 torneos oficiales sin poder lograr el título en ninguno.

Ruggeri fue el último argentino en levantar una Copa para la Selección.

Ruggeri fue el último argentino en levantar una Copa para la Selección.

La primera frustración fue en la Copa Red Fahd de 1995, actual Copa FIFA Confederaciones, donde los dirigidos por Daniel Passarella cayeron en la final por 2-0 ante Dinamarca, que era el actual campeón de la Eurocopa.

Luego vendrían dos dolorosas finales perdidas ante Brasil de manera consecutiva por la Copa América. En 2004, el “Scratch” se quedó con el título en Perú después de vencer a la Selección de Marcelo Bielsa en los penales por 4-2, tras igualar 2-2 en el tiempo reglamentario. La historia se repitió en Venezuela dos años después: la “Verdeamarela” goleó a los de Alfio Basile con un contundente 3-0.

En el medio, Argentina disputó la Copa FIFA Confederaciones de 2005, gracias a que Brasil se coronó campeón del Mundo en Corea-Japón 2002 y le ganó la Copa América a nuestra Selección en 2004. Los comandados en aquel entonces por José Pekerman llegaron hasta el partido decisivo en Frankfurt, pero el resultado fue nuevamente desastroso: 1-4 ante Brasil.

Desde la final disputada en Venezuela en 2007, tuvieron que pasar siete años hasta que Argentina alcanzara una nueva final: fue en 2014, en el Mundial disputado en Brasil, donde los dirigidos por Alejandro Sabella caerían en el alargue frente a Alemania por 1-0.

Un año después, Argentina tendría revancha en la Copa América de Chile llegando hasta el sexto partido. Sin embargo, el destino de gloria sería nuevamente esquivo y tras igualar 0-0 en el tiempo reglamentario, los trasandinos levantaron el trofeo por primera vez en su historia al imponerse por 4-1 en los penales.

Este domingo, a las 21:00 en Nueva Jersey, la Selección tendrá una nueva oportunidad de romper con la mufa, sacarse la espina o como quieran llamarle. Los dirigidos por Gerardo Martino, y conducidos por Lionel Messi, buscarán liberar un grito que los argentinos llevamos 23 años atragantado.

 

Nota: Andrés Acosta.

Fotos: Internet.

Corrección: Mariano Pennisi.