Con tantos de Higuaín (2), Messi y Lamela, el equipo de Martino superó 4 a 1 a la “Vinotinto”. Romero le atajó un penal a Seijas. La “Pulga” alcanzó a Batistuta como máximo artillero “Albiceleste”.

Argentina goleó a Venezuela y avanzó a las semifinales.

Argentina goleó a Venezuela y avanzó a las semifinales.

Argentina llegó a los cuartos de final con el rótulo de candidato. El hecho de haber sido la única selección en sumar puntaje ideal en la fase de grupos, junto con las prematuras eliminaciones de Paraguay, Brasil y Uruguay, posicionó al equipo de Gerardo Martino como principal aspirante a la corona. Además, la debilidad de Venezuela era otro argumento para imaginar a los “Albicelestes” en las instancias decisivas.

Con Lionel Messi como titular por primera vez en la Copa América Centenario, los del Tata se presentaron en el Gillette Stadium con la misión de adueñarse del pleito. El 4-3-3 que formó el entrenador arrinconó a la “Vinotinto” contra la zona de Dani Hernández; y la presencia de Éver Banega para abastecer a los atacantes era una de las herramientas más empleadas por los criollos.

El bicampeón del mundo tardo 8 minutos en festejar el 1 a 0. Una exquisita asistencia de la Pulga le permitió a Gonzalo Higuaín celebrar su primera conquista en el certamen. El goleador del Nápoli no dudó en resolver de primera y descolocar al arquero. Argentina empezaba a resolver su compromiso desde el vestuario.

Sobre los 20, la genialidad del rosarino despertó la polémica. Tras asociarse con Marcos Rojo, el capitán argentino fue derribado por Arquímedes Figuera y la acción debió concluir en penal. Sin embargo, el mexicano Roberto García ignoró la infracción y le dio una vida más al combinado de Rafael Dudamel. La indignación de Javier Mascherano representó la injusta decisión del árbitro.

De todos modos, como al Pipita se le abrió el arco, los de Martinono tuvieron inconvenientes en estirar la ventaja. El ex River se adueñó de una pelota, eludió al hombre del Tenerife y definió ante un arco desolado. Si bien Venezuela pudo descontar con la insistencia de Salomón Rondón, la Selección tenía el dominio absoluto.

El exceso de confianza llevó a la relajación, y la actitud pasiva generó que Venezuela le pierda el miedo a su rival. La primera escena que preocupó a los albicelestes fue cuando Sergio Romero le desvió un violento remate al artillero del West Bromwich.

Además, la fortuna tampoco estaba del lado venezolano. Un cabezazo al palo de Oswaldo Vizcarrondo y otro notable despeje de Chiquito frente al disparo de Josef Martínez marcaron el peor momento de Argentina. Si a ello se le suma el penal que ejecutó Luis Manuel Seijas a las manos del ex arquero de Racing, la hipótesis se afirmó en que el elenco de Dudamel no supo aprovechar el estado crítico albiceleste.

En el complemento Argentina se despertó y una combinación entre Messi y Nico Gaitán transformó el triunfo en goleada. Las paredes construidas, y la resolución de caño, consolidaron al mejor del mundo como máximo artillero histórico de la Selección. LaPulga alcanzó a Gabriel Batistuta gracias a sus 54 gritos.

El tanto de Salomón Rondón y el de Erik Lamela sirvieron para decorar el resultado. El llamado de atención debe recaer en la producción de Nicolás Otamendi, quien dejó la imagen más pobre del elenco nacional. En cambio, el ingreso del Coco es un aspecto tranquilizador, dado que el atacante del Tottenham volvió a demostrar un gran nivel en el tiempo que estuvo en cancha.

Como marcaban los pronósticos, el conjunto de Martino se instaló entre los mejores cuatro del contiene.  El próximo  martes, frente a Estados Unidos buscará un nuevo triunfo para disputar su tercera final consecutiva. En la edición del Centenario, los criollos quieren volver a levantar una copa luego de 23 años.

Fuente y foto: Infobae.com