En el marco de la materia Laboratorio Taller de Organización de Eventos, los alumnos de 2º año de la Tecnicatura en Turismo de la Universidad de La Punta organizaron una auspiciosa actividad en la que pudieron poner en práctica todo lo aprendido durante el primer cuatrimestre del año. El tema elegido fue la Puntanidad.

Ningún detalle estuvo librado al azar en el evento organizado por los alumnos de Turismo.

Ningún detalle estuvo librado al azar en el evento organizado por los alumnos de Turismo.

El aroma a mate cocido con té de burro invadía cada rincón del edificio de Avenida Lafinur 840. Faltaban apenas unos minutos para que los invitados ingresaran al aula magna del Instituto de Ciencia y Tecnología (ICT). Pocos se imaginaban con qué se encontrarían puertas adentro, aunque todos conocían el motivo que los convocaba en esa fría mañana de martes: celebrar una vez más la Puntanidad.

Entre pastelitos de membrillo y empanadas de carne, tejidos artesanales, bombos y guitarras, atuendos típicos y postales de los paisajes más majestuosos de San Luis, los alumnos de 2º año de la Tecnicatura en Turismo de la Universidad de La Punta (ULP) pudieron llevar a la práctica todo lo aprendido durante el primer cuatrimestre de 2016 en la materia Laboratorio Taller de Organización de Eventos.

“Todos los años organizamos con los chicos distintas actividades en honor a San Luis. Este año decidimos reflejar en un evento la Puntanidad, nuestras raíces, nuestra cultura, aquello que nos hace ser puntanos”, comentó Gabriela Aversa, profesora de la materia, quien acompañó a los alumnos en este enriquecedor proceso de aprendizaje.

El pasado martes, luego de meses de preparación, llegó el gran día. Eso sí, nada estuvo librado al azar: absolutamente todo, desde el vestuario (algunos estaban ataviados como gauchos y “chinas”, mientras que otros vestían impecables camisas blancas y pantalones negros) hasta la ambientación, pasando por las comidas típicas y souvenirs que se llevaron los invitados, estuvo a cargo de los alumnos.

Tampoco faltó un video sobre el “San Luis de ayer y hoy” e interesantes reseñas acerca del ser puntano y el pensamiento filosófico de Juan Crisóstomo Lafinur. La mañana concluyó con un número de cueca cuyana y tango (traído a colación por el festival que se celebra en Justo Daract), seguido de un cierre musical a cargo del artista puntano Gabriel Cantisani.

“Fue una emoción muy grande que nuestros alumnos hayan abordado el tema de la Puntanidad de una manera tan profesional. Trataron el tema con mucho respeto y compromiso. Entendieron que es un legado que tenemos que construir y sostener entre todos con nuestra actividad diaria”, resaltó Adrián Garraza, director del ICT, quien participó como espectador junto a profesores de todo el Instituto. 

“Fue una emoción muy grande que nuestros alumnos hayan abordado la Puntanidad de una manera tan profesional”, aseguró el director del ICT.

“Fue una emoción muy grande que nuestros alumnos hayan abordado la Puntanidad de una manera tan profesional”, aseguró el director del ICT.

Trabajo en equipo, otro reflejo de la Puntanidad

“No encuentro palabras para describir la pasión y el compromiso con que encararon esta tarea. Es un orgullo que desde la ULP podamos formar de esta manera a quienes recibirán a los turistas de la provincia el día de mañana”, afirmó, por su parte, la profesora Aversa.

Sus palabras se ponen de manifiesto en alumnos como Natalia Picca: “Recabamos información en los archivos históricos, armamos presupuestos, nos organizamos para conseguir los equipos y materiales, y hasta armamos las glosas para la locución. Trabajamos muy duro y con mucho amor para que este evento saliera a la perfección”.

Para Gimena Segura, otra de las estudiantes del Instituto de Ciencia y Tecnología, la experiencia fue por demás gratificante: “La Puntanidad es querer a San Luis, es poder disfrutarlo desde el conocimiento. Y qué mejor que plasmar este amor en un evento organizado por nosotros mismos”.

 

Nota: Prensa Universidad de La Punta.

Fotos: Axel Seleme.

Corrección: Mariano Pennisi.

Contenidista: Pablo Lucero.