San Luis Agua, a través de las áreas técnicas, ejecuta obras de mantenimiento y mejora sobre la infraestructura hídrica. En esta semana, se comenzaron trabajos en los diques y canales provinciales.

Trabajos de mantenimiento en diques y canales.

Trabajos de mantenimiento en la periferia de diques y canales.

La sociedad estatal, conducida por Facundo Domínguez, realiza tareas de limpieza en la zona del murallón del dique San Felipe, donde se efectuó la remoción de árboles caídos, hojas secas y mantenimiento del césped.

Por otra parte, se comenzaron las labores de limpieza en la cisterna del dique Cruz de Piedra, acciones que permiten un mejor acceso a los descargadores de riego y de fondo de la presa.

Asimismo y de manera paralela, la Subgerencia de Canales llevó adelante la limpieza del Canal 28, el que presentaba a raíz de las últimas lluvias depósito de material de arrastre como escombros, arena, piedras y bolsas de residuos. Este canal, que posee 4.800 m de longitud de canal revestido, abastece de agua cruda a la cisterna que da inicio al acueducto San Luis, la línea se encuentra ubicada de manera paralela a la Avenida Santos Ortiz.

El dique San Felipe se ubica a 138 kilómetros de distancia de la ciudad de San Luis. El embalse está ubicado en la cuenca del Conlara, en las cercanías de Renca. Posee una cuenca hidrológica de aporte de 1.130 km2 y una capacidad de riego de 13.000 ha. Es uno de los espejos de agua más emblemáticos de la provincia, con una superficie de 1.282 ha y una capacidad de embalse 81 hm3. El uso principal que se le otorga a este embalse es el abastecimiento de agua para la población, riego, ganadería, generación de energía hidroeléctrica y uso recreativo con la práctica de actividades náuticas, turísticas y deportivas.

Su pintoresco marco natural, potencia el gran desarrollo turístico de la zona con una destacada oferta de clubes, campings y servicios gastronómicos.

El dique Cruz de Piedra está ubicado en Juana Koslay, a sólo 14 kilómetros de la ciudad capital. Su cuenca hidrológica de aporte de 150 km2. Está conformada por los arroyos de El Volcán y Los Puquios. El dique presenta un espejo de 154 ha, una altura de 25 m y una capacidad de reserva de 12,6 hm3. El destino actual de sus aguas es uso humano, ganadero, riego, industrial y recreativo. Los ágiles accesos por ruta con los que cuenta este importante embalse lo posicionan al alcance de todos los que quieran disfrutarlo.

Nota y foto: Prensa San Luis Agua.