Como parte de la actividad, que se desarrolló del 10 al 13 de mayo en Villa Mercedes, alrededor de 30 participantes del curso “Metodologías de Evaluación y Monitoreo de Degradación de Tierras Secas”, recorrieron dos campos productivos de la zona, donde pusieron en práctica los conocimientos teóricos adquiridos. Medición de profundidad de las napas, calidad del suelo (color y estructura), calidad del agua y procesos de sedimentación, fueron algunos de los aspectos evaluados durante las visitas.

Los participantes del seminario/taller conocieron en primera persona la problemática de la Cuenca del Morro.

Los participantes del seminario/taller conocieron en primera persona la problemática de la Cuenca del Morro.

Integrantes de la Comisión de Emergencia Hídrica y técnicos del Ministerio de Medio Ambiente, Campo y Producción participaron de una capacitación en evaluación y monitoreo de degradación de tierras. La actividad, a cargo de la Dirección de Conservación de Suelos y Lucha contra la Desertificación, del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, brindó una primera aproximación sobre los marcos conceptuales de la degradación de suelos, con los que se trabaja a nivel nacional.

Este seminario, desarrollado en la sede del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria, en Villa Mercedes, tuvo este jueves su jornada práctica para plasmar in situ los conocimientos adquiridos en la etapa teórica y conocer más de cerca la problemática que afecta a la zona. Por la mañana, se visitó un campo ubicado al norte de la localidad de Juan Jorba. A la tarde, en tanto, se recorrió un campo situado a 5 km de Villa Mercedes, al norte de la Ruta Nacional Nº 8.

 Disertantes de la capacitación, integrantes de la Comisión de Emergencia y técnicos de la cartera medioambiental fueron parte de la experiencia.

Disertantes de la capacitación, integrantes de la Comisión de Emergencia y técnicos de la cartera medioambiental fueron parte de la experiencia.

Como parte del recorrido matutino, Rafael Introcaso, profesor de la Facultad de Agronomía de la Universidad de Luján y de la Universidad de Buenos Aires, y uno de los disertantes del seminario, contó que la idea fue realizar un buen diagnóstico sobre la situación topográfica del campo -ubicado en la cuenca media-, relieve, tipos de suelos y el efecto de las napas. El especialista introdujo a los participantes en la temática a partir de la charla desarrollada el miércoles sobre erosión hídrica, degradación y calidad del suelo.

“La situación de las aguas subterráneas es muy preocupante y me sorprendió muchísimo. Tenemos que estudiar esa dinámica, ya que hay recargas y movimientos muy particulares”, reconoció Introcaso. Además, se refirió al daño provocado por la sedimentación: “Vimos que el agua viene con cargas que parecen insignificantes, pero cuando se depositan en algún lugar son toneladas de material”.

Como parte del trabajo en campo, se procedió a la medición de la calidad de la tierra. “Nos encontramos con suelos que presentan una cierta fragilidad y que debemos cuidarlos a partir de la rotación de cultivos, cultivos de cobertura, entre otras prácticas. Es necesario monitorear y evaluar todos estos aspectos para hacer un buen diagnóstico y encarar de manera efectiva esta problemática”, aseguró el especialista.

Por su parte, César Rivoiro, ingeniero agrónomo y productor rural, fue quien abrió las puertas de su campo “San Francisco”, para que los participantes del seminario conozcan la situación de emergencia en primera persona.

“De las 550 hectáreas que tiene este campo (agrícola-ganadero), alrededor de 140 se ven afectadas por esta problemática, que ha derivado en pérdidas de producción y complicaciones para la utilización de maquinarias”, detalló el productor, quien también fue parte de la capacitación.

Y añadió: “Me sumé al curso porque quiero ver cuál puede ser la solución para atenuar un poco esta problemática. En el marco de la actividad propuse visitar mi campo para aplicar las técnicas que conocimos durante las charla”, contó Rivoiro, y concluyó: “Ojalá se tome un poco más de conciencia y haya un trabajo global para parar un poco con todo eso”.

Del 10 al 13 de mayo, en un proceso totalmente participativo, especialistas de la Nación e integrantes del Observatorio Nacional de Degradación de Tierras y Desertificación dieron a conocer a los participantes las principales herramientas para la evaluación y el monitoreo de tierras, que son utilizadas por muchas instituciones nacionales (universidades, CONICET, INTA, entre otras), quienes conforman dicho espacio de trabajo.

 Durante la jornada, se midió el nivel de profundidad de las napas y la calidad del suelo, entre otros aspectos.

Durante la jornada, se midió el nivel de profundidad de las napas y la calidad del suelo, entre otros aspectos.

Nota y foto: Prensa Ministerio de Medio Ambiente, Campo y Producción.

Corrección: Mariano Pennisi.

Contenidista: Marina Menseguez .