El Ministerio de Medio Ambiente, Campo y Producción, a través de la Comisión de Incendios del Consejo Provincial de Medio Ambiente, difundió una serie de propuestas de concientización a los municipios de San Luis. La idea es que los ciudadanos se informen sobre la problemática de cara al advenimiento de la denominada “temporada alta” de incendios forestales en la provincia.

El objetivo es no poner en riesgo las vidas humanas, conservar el agua, la vegetación, el paisaje, el suelo, la fauna y la infraestructura provincial.

El objetivo es no poner en riesgo las vidas humanas, conservar el agua, la vegetación, el paisaje, el suelo, la fauna y la infraestructura provincial.

Los incendios forestales han sido, a lo largo de los años, los más habituales en San Luis y aquellos que mayores daños le causaron a la provincia. Con el paso del tiempo aparecieron los denominados incendios de “interfase” donde entran en juego zonas edificadas o urbanas (generalmente en localidades turísticas donde las nuevas poblaciones emergen en su periferia).

En la provincia podemos pensar en la existencia de dos épocas de incendios: por un lado, la “temporada alta” que va de julio a octubre y se manifiesta en el centro y norte de San Luis; mientras que, por otro lado, la “temporada baja”, que abarca de noviembre a marzo y, en conjunto con las tormentas eléctricas, ataca la zona sur provincial.

Con el objetivo de disminuir la cantidad de incendios en el territorio puntano y no poner en riesgo las vidas humanas, conservar el agua, la vegetación, el paisaje, el suelo, la fauna y la infraestructura provincial, el Ministerio de Medio Ambiente, Campo y Producción realiza un constante trabajo de concientización e información sobre la temática en toda la población.

Las acciones se concentran desde la Comisión de Incendios Forestales, perteneciente al Consejo Provincial de Medio Ambiente. En este contexto, la cartera ministerial distribuyó entre los municipios de San Luis una serie de recomendaciones para que cada comuna las traslade a las radios, escuelas, oficinas de turismo, bomberos, policía y centros ganaderos, entre otros. El objetivo es que todas las personas estén informadas y se eviten los incendios en la provincia.

Además, desde el Ministerio se recuerda que es obligación del propietario, arrendatario, aparcero, poseedor, usufructuario y ocupante a cualquier título de inmuebles rurales, en los términos del artículo 13 de la Ley Nº IX-0328-2004 de Incendios Rurales y Forestales, realizar los trabajos de conservación y apertura de picadas cortafuego en el perímetro de dichos inmuebles.

 

Nota: Prensa Ministerio de Medio Ambiente, Campo y Producción.

Foto: Web.

Corrección: Berenice Tello.