El próximo viernes 13 de mayo se recordará la primera aparición de la Virgen del Rosario de Fátima, hace 99 años, en la Cova de Iría, Portugal. Este acontecimiento se actualiza cada año para los pobladores de Cerro Pelado, un pequeño rincón de la provincia de San Luis.

Fieles celebrarán la Fiesta de la Virgen de Fátima en la gruta de Cerro Pelado en La Carolina.

Fieles celebrarán la Fiesta de la Virgen de Fátima en la gruta de Cerro Pelado en La Carolina.

El 13 de mayo se celebra la Fiesta de la Virgen de Fátima en la Gruta de la Virgen de Cerro Pelado, San Luis. Se trata de un poblado cerca de La Carolina, muy alejado de los centros urbanos. Esta fiesta, que se celebra hace más de tres décadas en el lugar, representa un día de gracias porque es la oportunidad para recibir la Palabra y la Eucaristía. Desde los mensajes de Fátima se brinda una catequesis y se imparten los sacramentos.

La fiesta es animada por el párroco y miembros de la comunidad de la Parroquia San Roque, de la ciudad de San Luis. La Santa Misa y peregrinación iniciarán a las 15:00.

Cerro Pelado es un accidente orográfico que se eleva en medio de una altiplanicie escasamente habitada, en las serranías del cordón central, cerca de La Carolina y del cerro Inti Huasi. La Virgen de Fátima fue entronizada en una gruta natural a la falda del cerro, a cinco kilómetros del camino. La imagen, de casi un metro de altura, data de mediados de la década de 1960. Fue llevada por sacerdotes jesuitas que durante los meses de verano visitaban La Carolina y alrededores. Desde entonces, la gruta se convirtió en un lugar de devoción popular.

Desde el año 1980, habiendo nuevos propietarios en la casa más cercana del lugar, se estableció el 13 de mayo como Fiesta de la Virgen de Fátima, en recuerdo de aquella primera aparición.

La fiesta se celebra hace más de tres décadas en el lugar, representa un día de gracias.

La fiesta se celebra hace más de tres décadas en el lugar, representa un día de gracias.

Fotos y referencia histórica: Gentileza de Rafael Moyano / Prensa Obispado San Luis.

Corrección: Mariano Pennisi.