Así lo ratificó el gobernador Alberto Rodríguez Saá este miércoles, durante el almuerzo que compartió con los principales referentes del ámbito de la salud, en sus sectores público y privado. Oportunidad en la que propuso la creación del Consejo Provincial de la Salud, moción que fue aprobada por la mayoría de los presentes y cuya meta será crear un plan global para toda la provincia.

“Estamos dispuestos a hacer todas las inversiones imaginables e inimaginables”, señaló el gobernador Alberto Rodríguez Saá.

“Estamos dispuestos a hacer todas las inversiones imaginables e inimaginables”, señaló el gobernador Alberto Rodríguez Saá.

El encuentro se realizó a las 13:00 en el bufet de Terrazas del Portezuelo, donde el primer mandatario ofició como anfitrión, junto al vicegobernador, Carlos Ponce, y el ministro de Salud, Marcelo Riera. Participaron además la secretaria de la Mujer, Adriana Bazzano; la ministra de Desarrollo Social, Alida García Peanú, y la ministra de Hacienda Pública, Natalia Zavala Chacur. La convocatoria estuvo dirigida a referentes de los ámbitos público y privado de la salud, representantes de clínicas y sanatorios, colegios y círculos profesionales, gremios y sindicatos.

El jefe de Estado, tras agradecer la presencia de quienes fueron convocados, sostuvo que “la salud es un tema que me preocupa enormemente y sobre el cual me gustaría que se lograra una gran transformación. Reconozco la gran pasión que ponen los médicos, paramédicos y todos los trabajadores de la salud, por lo que no nos va tan mal, pero podría irnos muchísimo mejor”.

“Pienso en hacer una revolución de la salud –mencionó en otro momento de su discurso-, con los derechos humanos, como el tratamiento a la mujer en el parto y la atención a la víctima de violencia de género; el parto no es una enfermedad, sino el acto más alegre que pueda tener una familia, pues cuando una mujer decide tener un bebé es un canto a la vida. Los huarpes, por ejemplo, me dijeron que querían tener sus hijos como lo indica su cultura, una atención que hoy en día puede hacerse en la casa. Tal vez podemos ver cómo hacer para que la casa esté preparada ante esa situación y evitar que la mujer deba estar internada”.

Siguiendo en esa misma línea, el gobernador recalcó que “debemos aliarnos a las nuevas tecnologías, para tener la red de internet a disposición de la salud con todas las inversiones necesarias, para acceder a los centros de consulta o también para ser nosotros centros de consulta. Y debemos ingresar al mundo de la robótica en materia de salud”.

Remarcó además que “a mí me enseñaron que la salud es un estado de salud psicosocial, no sólo se trata de curar a un enfermo. Tenemos en San Luis un salario de la administración pública que está entre los mejores del país, no tenemos desocupación y el estado de pobreza está en un dígito; tenemos una buena plataforma sobre la cual trabajar para mejorar mucho más”.

 La convocatoria estuvo dirigida a referentes de los ámbitos público y privado de la salud, representantes de clínicas y sanatorios, colegios y círculos profesionales, gremios y sindicatos.

La convocatoria estuvo dirigida a referentes de los ámbitos público y privado de la salud, representantes de clínicas y sanatorios, colegios y círculos profesionales, gremios y sindicatos.

El jefe de Estado resaltó que “el sistema de salud está dividido en tres patas, una de ellas es el sector público, que atiende a la mayor cantidad de habitantes. Luego, la privada, que atiende a un sector de la población, la clase media y alta que debe tener mayor presencia, ya que en muchas ciudades está ausente. La tercer pata son los sindicatos y gremios, que no todos tienen comisiones netamente puntanas y sí tiene cada uno su obra social, que a cada trabajador le hace un descuento. Pero si el sindicato no tiene la obra social en San Luis es la salud pública la que debe atender a esa persona, con lo que se desplaza al humilde. Nos gustaría que cada sindicato o la CGT hicieran su propio hospital y su obra social en todos los aspectos. Si mediante un acuerdo con el organismo nacional, de que por un año el dinero que recaude no se vaya de San Luis, la provincia está dispuesta a poner la misma plata o más para ese sindicato y que se haga el hospital o la obra social preste una mejor atención. En San Luis estamos dispuestos a hacer todas las inversiones imaginables e inimaginables en salud, para construir más hospitales y lograr una mejor atención de nuestros habitantes”.

También confirmó que el Estado provincial “está dispuesto a invertir con el sector privado, no para que se haga rico un empresario de afuera o que se beneficie un irresponsable, el Estado ayuda para hacerse cargo de la salud. También está dispuesto a hacer lo mismo con las obras sociales, para que esa cuota que se descuenta quede en San Luis y nosotros ayudemos a la salud, poniendo lo mismo o el doble”.

Lo expuesto fue una suerte de prólogo, tras el cual el gobernador propuso “crear un Consejo Provincial de la Salud, para que entre todos podamos emitir un dictamen sobre todas las ideas que tengan en un acuerdo, donde el Estado pondrá y modificará lo que deba hacerse, y así diseñar un plan que imagino glorioso, para lograr una revolución de la salud”.

Seguidamente, muchos de los presentes usaron de la palabra, agradeciendo la convocatoria y destacando lo positivo de trabajar en conjunto, avalando de tal modo la creación del consejo, al tiempo que expusieron algunas propuestas y salvaguardaron dudas e inquietudes. El gobernador pidió además formar comisiones de trabajo, sugiriendo incluso el tópico que cada una podría tener como objetivo. Por último se fijó celebrar un encuentro similar el próximo miércoles, a los efectos de continuar sumando y analizando ideas, hasta lograr un diagnóstico global en materia de salud y así delinear las acciones a tomar en consecuencia.

 

Nota: Alfredo Salinas.

Fotos: Luciano Grangetto / Marcelo Lacerda.

Video: Juan Moyano.

Edición: Fernando Testi.

Corrección: Berenice Tello.

Contenidista: Jorge Scivetti.