Junto a la campeona del mundo y jefa del Área Control Deportivo, Yohana Alfonzo, la Secretaría de Deportes entregó elementos de trabajo en un nuevo gimnasio de Villa Mercedes.

Alfonzo realizó la entrega de materiales

Alfonzo realizó la entrega de materiales

Porque no hay dudas de que el boxeo es uno de las disciplinas más inclusivas, la Secretaría de Deportes, junto a la campeona del mundo, Yohana Alfonzo, quien se desempeña como jefa del Área Control Deportivo, entregó nuevos materiales de trabajo en la Escuela de Boxeo “Horacio Accavallo”, que desde hace un tiempo funciona en el Club Ciclista de Mercedes.

En las humildes pero acogedoras instalaciones del Barrio Lafinur, se vivió una jornada histórica, porque hasta allí llegó la campeona mundial para hacer entrega de materiales deportivos que ayudarán a que los chicos y chicas que concurren a ese lugar puedan seguir practicando boxeo sin demasiadas complicaciones.

“Esta idea, que surgió desde la Secretaría de Deportes, sin dudas ayudará mucho a este humilde gimnasio. Yo tuve la suerte de asistir y de compartir un grato momento junto a los dirigentes y alumnos de esta escuelita y la pasamos muy bien. Con este material, los chicos van a poder seguir realizando lo que más les gusta”, dijo Alfonzo y agregó “nadie se merece más las cosas que Omar Coronel. Es un hombre sumamente humilde que trabaja y vive para ayudar a los demás, acá en Villa Mercedes todos lo conocen porque se pasea diariamente arriba de su mula en búsqueda de comida y ropa para los chicos de su barrio”.

¿Por qué Horacio Accavallo?

El gimnasio lleva ese nombre en honor al gran boxeador argentino que nació el 14 de octubre de 1934 en Villa Diamante, Lanús.

Compitió entre 1956 y 1967 en la categoría Mosca y logró el título mundial de la AMB y CMB entre 1966-1968.

Cuentan las páginas especializadas de boxeo que Horacio trabajó, entre otras cosas, como lustrabotas, trapecista y botellero. A pesar de todos sus inconvenientes económicos, logró consagrarse campeón del mundo a los 32 años.

Por eso, y por muchas otras cuestiones, quedó marcado como el mejor ejemplo de un deportista ya que supo cuidar muy bien cada centavo que ganó y todos los premios acumulados y bien administrados le permitieron asegurar su futuro.

Popularmente conocido con el apodo de “Roquiño”, hoy en Villa Mercedes una humilde escuelita de boxeo lleva su nombre.

 

Nota y foto: Prensa Secretaría de Deportes.

Corrección: Berenice Tello.