Con acciones conjuntas entre el Ministerio de Medio Ambiente, Campo y Producción y la Fundación Bioandina, el cóndor sanluiseño -encontrado en San Francisco del Monte de Oro, con una profunda herida en su ala derecha-, regresa a su hábitat natural, tras casi un año de rehabilitación en el Zoológico de Buenos Aires. La liberación de “Sumaj Quilla” (“Luna Buena”, en quechua) será este viernes 15 de abril a las 10:00, en la Ruta Nº 9, camino al Cerro El Amago, de dicha localidad.

La liberación del cóndor andino será este viernes 15 de abril a las 10:00, en la Ruta Nº 9, camino al Cerro El Amago, en la localidad de San Francisco.

La liberación del cóndor andino será este viernes 15 de abril a las 10:00, en la Ruta Nº 9, camino al Cerro El Amago, en la localidad de San Francisco.

El cielo de San Luis abre sus puertas para recibir nuevamente al cóndor andino “Sumaj Quilla”, después de 11 meses de rehabilitación. El ejemplar autóctono, encontrado en San Francisco del Monte de Oro a mediados de 2015, vuelve a su hábitat natural, tras pasar casi un año en el Zoológico de Buenos Aires, donde fue atendido por un equipo de más de 20 profesionales.

La liberación de “Sumaj” será este viernes 15 de abril a las 10:00, en la Ruta Nº 9 camino al Cerro El Amago, en la localidad de San Francisco, donde fue hallado el 3 de mayo del año pasado con una grave herida en un su ala derecha, que lo imposibilitaba de volar. Las acciones de recuperación y rehabilitación estuvieron a cargo del Ministerio de Medio Ambiente, Campo y Producción y la Fundación Bioandina de Buenos Aires (por medio de un convenio entre ambos organismos).

En el marco de la liberación, dos voluntarias de la Fundación llegaron esta semana a San Luis para ofrecer una serie de charlas -en conjunto con integrantes del Programa Biodiversidad- en escuelas de Luján, La Carolina y San Francisco. “Es una campaña educativa en la que explicamos qué es el cóndor, su biología, hábitat natural, y la importancia de cuidarlo y protegerlo, entre otros aspectos”, explicó la estudiante de Biología y voluntaria de la entidad bonaerense, Rocío Dattero.

Por su parte, Rayén Estrada, bióloga y voluntaria, señaló que este tipo de campañas son muy importantes para concientizar a los más pequeños. “Ellos son el futuro y está bueno que desde chicos tomen conocimiento sobre estos ejemplares: el ambiente en el que habitan y la importancia de protegerlos. Además, buscamos transmitirles el amor por la naturaleza y los animales, y que debe existir una buena convivencia entre el hombre y las especies”, remarcó.

Rescate, traslado y rehabilitación de “Sumaj”

A principios de mayo de 2015, varios turistas caminaban por la Quebrada del Río Hondo -con destino hacia el “Salto Escondido”-, en San Francisco, y en el trayecto se encontraron con un cóndor que estaba posado detrás de una roca. Como no notaron nada particular, continuaron su camino. Al regreso, volvieron a verlo en el mismo sitio y fue allí donde decidieron dar aviso a un guía del lugar.

Ni bien toma conocimiento de la situación, el guía Alberto Piño sale en busca del animal. Fue una noche de luna llena, cuya luz ayudó para buscar al cóndor. Si bien los resultados no fueron los mejores, ya que según las indicaciones no se dio con el paradero, al día siguiente Piño dio aviso al personal de la cartera medioambiental, que se trasladó a la localidad para rescatar el ejemplar. “Estaba en el mismo lugar, detrás de una roca, en medio de la quebrada. Se lo veía bien, pero no se movía”, recuerda la técnica del Área Flora y Fauna del ministerio, Laura Gómez Vinassa.

Sobre el rescate, cuenta que se trató de una “ingeniería artesanal”. “Por la complejidad del trayecto y el tiempo que duró la caminata -una hora y media-, no pudimos trasladar jaulas ni canileras. Así que, una vez que agarramos a ‘Sumaj’, lo colocamos en una bolsa de lona que habían llevado los bomberos voluntarios que nos acompañaron”, detalló.

Una vez recuperado, el animal fue trasladado al Centro de Conservación de Vida Silvestre, en La Florida, donde recibió los primeros auxilios. “Se lo veía con el ala derecha más baja de lo normal, la arrastraba. Presentaba deshidratación leve y delgadez (seguramente, producto de varios días imposibilitado de alimentarse y desarrollar su actividad normal)”, recordó el jefe del Área Flora y Fauna, Agustín González.

Luego de un análisis más profundo, se determinó que ‘Sumaj’ sufría una herida profunda en la parte distal del ala derecha. “Le hicimos las curaciones, lo vendamos y, luego, lo colocamos en una jaula de transporte con destino a Mendoza, y de allí -en avión- a Buenos Aires, para iniciar su rehabilitación en el zoológico de dicha ciudad”, indicó González.

Rayén Estrada explicó cómo fue el trabajo realizado por la Fundación Bioandina para la recuperación del animal, en el marco del Programa de Conservación de Cóndor Andino. “Primero, se lo trasladó al Centro de Rehabilitación y, una vez allí, quedó a cargo del equipo veterinario del zoológico. Se percibió su lesión en el ala derecha y se procedió a darle antibióticos y vendarle la zona. En este lugar estuvo más de 30 días. Luego, se lo trasladó al Centro de Aislamiento, donde se analizó su sociabilización y comportamiento”, contó la joven voluntaria.

Si bien parecía que el alta del ejemplar estaba cerca, en noviembre del año pasado percibieron que a “Sumaj” le costaba subirse a los posaderos, lugar que utilizan para descansar. Después de un tiempo y de realizarle varias evaluaciones, el ejemplar superó este inconveniente.

Hoy, “Sumaj” está listo para volver a surcar el cielo de San Luis. Con la liberación de este ejemplar, se coronará el retorno del cóndor andino a su ambiente natural, elevando una plegaria por la armónica convivencia con todas las formas de vida.

En total son 12 los cóndores rescatados en San Luis desde 2002, de los cuales seis -con “Sumaj” serían siete- han podido ser liberados y, el resto, por distintos motivos (amputaciones, por ejemplo), han tenido que quedar en cautiverio. Luego de esta última liberación, el Programa Binacional de Conservación del Cóndor Andino habrá logrado reintroducir 159 especies en distintos sitios de Sudamérica.

Características de “Sumaj Quilla”

Se trata de un macho juvenil, de aproximadamente cinco años de edad y un peso de 10 kilogramos. Su plumaje es marrón. Según explicaron desde la Fundación Bioandina, en el transcurso de la rehabilitación su pico se puso de color blanco (un claro indicio del cambio de estadio, de joven a subadulto).

 

Nota y foto: Prensa Ministerio de Medio Ambiente, Campo y Producción.

Corrección: Mariano Pennisi.

Contenidista: Marina Menseguez.