El pugilista amateur busca su chance. Actual campeón interprovincial de la categoría ligero y dos veces campeón provincial en 2013, espera que el 22 de abril se le dé la oportunidad de ingresar al mundo del boxeo profesional. El vecino del Barrio San Antonio de Villa Mercedes sueña con “La Pedrera”, con el afán de que jóvenes como él tengan un lugar para la práctica de este deporte.

a

Lucas Villegas y su pupilo: Fabricio Bea.

Con tan sólo 18 años, Fabricio Bea se presenta como una de las grandes promesas del boxeo argentino. Su pegada poderosa, su alto número de victorias en sus 40 peleas disputadas, sumado a los grandes nocauts conseguidos, posicionan al mercedino como uno de los mejores juveniles en su categoría. “Estoy entrenando con Lucas Villegas (entrenador de Yohana Alfonzo) y queremos que ‘La Pedrera’ se realice: va a ser muy importante para deportistas como nosotros y para nuestra ciudad”, dijo el pupilo de “la Leona” Alfonzo.

“Tengo ganas de empezar a pelear como profesional, Dios quiera que pueda conseguir una contienda para el 22 de abril”, señaló. En dicha noche, la campeona mundial Ligero de la OMB defenderá su título en “El Ave Fénix”. Además, el joven de los “puños de acero” espera que “La Pedrera” se haga realidad. “Ojalá podamos cumplir el sueño de tener un lugar como el Parque ‘La Pedrera’, aprovechar este momento y que nuestros deportistas puedan cumplir con creces sus aspiraciones de llegar a lo más alto y que por sobre todas las cosas, sean personas de bien” enfatizó.

El púgil espera su momento, cree que este 2016 significará su ingreso a las “grandes ligas”, pero mientras tanto se prepara. “Entreno de lunes a viernes en doble turno, por la mañana hacemos circuito y por la tarde hacemos técnico, el profe me hace trabajar duro, porque quiere que yo llegue a ser un buen boxeador y mi aspiración es la de ser campeón del mundo”, dijo Fabricio.

Su objetivo es claro, seguir los pasos de su ídolo, “el Chino” Maidana y alcanzar la gloria, cuenta con un apoyo muy importante: “Mis padres en un principio no querían saber nada, pero ahora lo ven distinto, contentos de que me esmero por hacer las cosas bien; el panorama es otro, yo no consumo alcohol, no fumo, no salgo y estoy dedicado a pleno a este hermoso deporte que es el boxeo”.

“Sin sacrificio no hay recompensa” parece ser un lema que le sienta bien al “chico de acero”. “Siempre hay que hacer un sacrificio en la vida y en el deporte, creo ir por el buen camino y espero que este año pueda llegar a profesional. En mi carrera llevo dos títulos provinciales, un campeonato Evita, un campeonato cuyano y el campeonato interprovincial, muchas medallas he logrado a lo largo de mi corta carrera en el boxeo, pero quiero seguir creciendo, ese es mi objetivo, ser campeón del mundo”, concluyó.

 

Nota y foto: Prensa Secretaría de Deportes.

Corrección: Berenice Tello.