Este domingo la ciudad de la Calle Angosta y las 100 guitarras sumó más de cien nuevos hogares. El gobernador de la Provincia, CPN Claudio Poggi, entregó las llaves y contratos de adjudicación a las 104 familias que se congregaron esta tarde en la intersección de las calles Amaro Galán y San Luis. “La vivienda es sinónimo de familia, una de las formas que tiene el Estado de trabajar por la familia es procurar que exista trabajo y también acceso a la casa propia”, sostuvo Poggi.

El gobernador Claudio Poggi entregó las llaves de sus viviendas a 104 familias.

El gobernador Claudio Poggi entregó las llaves de sus viviendas a 104 familias.

El nuevo vecindario desde temprano presentaba un movimiento inusual, camiones de mudanzas y autos cargados se desplazaban por las calles del barrio, decenas de personas se movilizaban para comenzar una nueva vida.

El gobernador Poggi llegó a las 17:00 a la ciudad de Villa Mercedes. Para más de cien familias mercedinas era un domingo distinto, este día quedará en sus corazones como el inicio de una nueva etapa donde el techo propio es una realidad posible.

La tarde se presentó calurosa y húmeda, la temperatura trepó a los 31°C, la música festiva le puso ritmo y color a la jornada. Los 104 beneficiarios de los planes Progreso y Sueños se encontraban acompañados de sus familias. Nadie quiso perderse el momento de recibir de manos del jefe de Estado las llaves de sus nuevos hogares.

Con un sol a pleno, el jefe de Estado firmó el decreto Nº 9522 de adjudicación y luego les transmitió a los flamantes dueños: “Bienvenidas a estas jóvenes 104 familias mercedinas que hoy van a recibir estas hermosas viviendas cumpliendo el sueño de la casa propia y digna”.

Recordó que hace unos días se inauguró en la zona una escuela de nivel inicial, hace un año fue la escuela secundaria y próximamente será el nivel primario, el destacamento policial y el centro de salud. “Todo va a ir creciendo en armonía al desarrollo de este complejo habitacional al este de Villa Mercedes”, dijo.

Asistieron la ministra de la Vivienda, Cecilia Lucero; el viceintendente, Oscar Montero; el coordinador ministerial de la Vivienda, Pablo Pérez; funcionarios y vecinos. “Como siempre decimos la vivienda es sinónimo de familia, una de las formas que tiene el Estado de trabajar por la familia es procurar que exista trabajo y también el acceso a la vivienda, sobre todo a la familia trabajadora, a las jóvenes familias que se forman”, señaló Poggi.

Todos se congregaron en la urbanización emplazada en la intersección de las calles Amaro Galán y San Luis, en el mismo lugar donde hace dos semanas el primer mandatario entregó 250 nuevos viviendas. “La vivienda consolida la familia, el hogar y le da tranquilidad a nuestros hijos, nietos y padres, que saben que ya accedieron a la vivienda. Esa política habitacional de San Luis tiene muchísimos años y solamente se ve aquí en la provincia”, apuntó Poggi.

“Ustedes a partir de que se muden a su casa nueva comienzan a tener un mayor ingreso en el bolsillo de la familia, claramente no es lo mismo pagar un alquiler de $2000 o $3000 por una vivienda que no es de uno a pagar una cuota de $350 o $500 por la casa propia. Ustedes en un plazo no mayor de cuatro años desde que se inscribieron allá por diciembre de 2011 ya tienen la vivienda, esto solamente se ve en la provincia de San Luis”.

Actualmente en este complejo habitacional están en ejecución, y han sido entregadas 2390 viviendas. En las 104 casas habitarán 309 personas, de las cuales 123 son niños. “Para Navidad van brindar en la vivienda propia y nueva”, les transmitió el gobernador y por último los felicitó.

Una de las flamantes dueñas de casa fue Julia Báez, estaba ubicada del lado derecho del escenario junto a sus dos hijos Marisa (19) y Cristian (26). Julia trabaja de administrativa en la guardia pediátrica del Hospital “Juan Domingo Perón” y en sus lágrimas se veía mucho sacrificio y mucha espera pero el día finalmente llegó y ella lo vivió con plenitud. “Esto nos da seguridad desde lo material, estamos felices”, alcanzó a describir.

Cuando Marisa Torres (33) bajó del escenario no podía contener sus lágrimas, que se deslizaban impunes por su rostro, estaba acompañada por su marido Domingo (33) y sus dos hijas Ludmila (11) y la más pequeña, Anahí de 3 años. “Hace 13 años que soñamos con este día, esperamos mucho para vivir este momento, es un gran día para nosotros como familia”, indicó la joven.

Hay paz en sus sonrisas, hay sacrificio en su mirada. Estas 104 familias se suman a las miles de generaciones de sanluiseños que desde hace más de 32 años confían en la provincia que los vio nacer o los adoptó; se suman a las más de 60 mil familias que en San Luis ya tienen sus casas propias.

Video: Gobernador Claudio Poggi

Video: Testimonios de adjudicatarios

Nota: Cecilia Sosa.
Fotos: Cristian Bastías.
Video: Sergio Nieto.
Corrección: Mariano Pennisi.
Contenidista: Emilce Martínez.