Faltan cuatro rondas para que culmine el Mundial Juvenil de Ajedrez, disputado en Porto Carras, Halkidiki, Grecia, y los representantes puntanos avanzan en sus respectivas categorías. Los alumnos de la Escuela de Talentos de la ULP jugaron la 5ª, 6ª y 7ª vuelta, y obtuvieron 1,5 puntos en las tres partidas. En total, Pablo suma 4,5 y Guadalupe 3,5 puntos.

Los representantes puntanos avanzan en el Mundial Juvenil de Ajedrez, disputado en Porto Carras, Halkidiki, Grecia.

Los representantes puntanos avanzan en el Mundial Juvenil de Ajedrez, disputado en Porto Carras, Halkidiki, Grecia.

Con un total de 1596 jugadores, representando a 91 países de todo el mundo, se lleva adelante el Mundial Juvenil de Ajedrez en Halkidiki, Grecia, del 24 de octubre al 6 de noviembre. Ya se disputaron 7 de 11 rondas previstas y los alumnos de la Escuela de Talentos de la Universidad de La Punta, MI Pablo Acosta y WCM Guadalupe Besso, dan pelea en suelo europeo, en las categorías Sub 16 Absoluta y Sub 18 Femenina, respectivamente.

Con 3 puntos en su haber, Pablo se sentó frente al local Drakoulakos Grigorios, para jugar la 5ª ronda. La partida finalizó en empate (medio punto para cada uno). Luego, se impuso ante el búlgaro Petrov Martin. En la 7ª ronda, Acosta fue derrotado por Agmanov Zhandos, de Kazajistán. El argentino suma 4,5 puntos en la tabla general de posiciones. En la 8ª vuelta, Pablo se enfrenta a Thybo Jesper Sondergaard, de Dinamarca.

Con un empate frente a la española García Castany, Guadalupe sumó medio punto en la 5ª ronda. La húngara Terbe Julianna fue la rival de la puntana en la 6ª ronda. Fue derrota para la argentina. Lejos de bajar los brazos, la representante sanluiseña consiguió un punto importantísimo frente a Ciungan Diana-Alexandra, de Rumania. Guadalupe suma 3,5 puntos en la general. La 8ª partida será ante Ghukasyan Siranush, de Armenia.

Cabe destacar que los representantes de la ULP están acompañados por el GM Diego Flores, uno de los entrenadores más importantes de la Escuela de Talentos de la casa de estudios provincial.

Un tablero, múltiples culturas

“El clima que se vive durante las partidas es de competitividad total. Todos están muy enfocados en sus partidas y esperando llegar lo más alto posible”, contó Diego Flores, aunque aclaró: “Cuando no están jugando, el panorama cambia. Son muy diferentes. Hay una gran camaradería, y no solo entre argentinos, sino también con las demás delegaciones que se hospedan en nuestro hotel. Por las noches, jugamos tenis de mesa con chicos de Kazajistán: un país completamente diferente al nuestro”.

Talento, sacrificio y humildad

Respecto del entrenamiento de Guadalupe y Pablo, previo al Mundial, aseguró que “se prepararon con mucho entusiasmo y responsabilidad”. A su vez, compartió detalles de los chicos, en cuanto a su formación diaria: “Guadalupe tuvo siempre una excelente predisposición para el entrenamiento, algo que no es fácil encontrar en jóvenes. Se podría decir que tiene un talento especial para el estudio, y eso a la larga da sus frutos. A Pablo le cuesta un poco más entrenarse con esa intensidad, pero lo compensa de gran forma con un talento natural para el entendimiento del ajedrez en general. Además, es sumamente competitivo”.

Pero, claro, estos chicos no solo son excelentes profesionales, sino también cumplen el rol de hijos, hermanos, amigos, etc. En relación al costado más humano de los ajedrecistas, Flores expresó: “Humanamente, son dos personas maravillosas, muy humildes, con excelente humor y siempre bien predispuestos para todo”.

Nota: Prensa ULP.

Foto: Diana Matisone.

Corrección: Mariano Pennisi.

Contenidista: Rosana Freite.