Este miércoles será otro día importante en la calidad ambiental de la provincia y del Valle del Conlara, ya que el gobernador, CPN Claudio Poggi, junto a la ministra de Medio Ambiente, Daiana Hissa, inaugurarán la remediación de tres basurales municipales a cielo abierto en San Pablo, Cortaderas y Papagayos, beneficiando a más de 2 mil personas. Las tres localidades se encuentran próximas al Parque “Presidente Perón”, sobre las Sierras de los Comechingones, un área natural protegida provincial que conserva un total de 31.951 hectáreas donde abunda el bosque nativo.

Se inaugurarán la remediación de tres basurales municipales a cielo abierto en San Pablo, Cortaderas y Papagayos.

Se inaugurarán la remediación de tres basurales municipales a cielo abierto en San Pablo, Cortaderas y Papagayos.

La primera remediación que el gobernador, Claudio Poggi, inaugurará durante la tarde será en la zona rural de San Pablo, donde se ubica el predio de 7.500 metros cuadrados, donde funcionaba el basural municipal. Luego será el turno del ex basural municipal de Cortaderas, de 1620 m2.

A continuación, en la zona rural de Papagayos, se dejará inaugurada la tercera remediación sobre una superficie de 5.600 m2. El Gobierno provincial invirtió en estas obras un total de $ 1.121.695.

“Es posible clausurar todos estos basurales municipales en la Costa a partir de la puesta en marcha de la Recicladora El Jote. Es la continuidad del Plan Chau Basural y son los beneficios en los que redunda la puesta en marcha de las plantas de reciclado que el Gobierno de la provincia construyó en diferentes localidades. Las plantas trajeron mejor calidad de vida y estas remediaciones son parte importante de esta mejora”, destacó la ministra, Daiana Hissa.

A estas remediaciones en la Costa de los Comechingones se suman las ya realizadas en los basurales municipales de Los Molles, Carpintería y Villa Larca.

La remediación y la posterior restauración de estas áreas son de fundamental importancia para lograr la conservación de los bosques nativos de la provincia, ya que los basurales a cielo abierto, además de afectar la salud de la población, son focos de riesgo de acuíferos, de suelo y de agua, además, constituyen una de las principales causas de incendios forestales.

“La remediación mejora el aspecto paisajístico del lugar, la calidad del agua, evita enfermedades y la proliferación de vectores como moscas y mosquitos, además de evitar la generación de incendios forestales, con la consecuente pérdida de biodiversidad”, resumió la ministra.

¿Cómo se realiza una remediación?

Remediar un basural implica devolver a ese predio las características y condiciones ambientes con las que contaba antes de convertirse en un basural a cielo abierto. Para ello se realizan seis acciones claves. La primera de ella consiste en el retiro y limpieza de la totalidad de los residuos de la zona afectada por el basural. Los residuos se clasifican y reciben el tratamiento correspondiente de acuerdo al tipo.

También se realizan estudios de suelo al inicio y al final de los trabajos, para identificar la presencia o no de contaminantes. En tercer lugar se procede a la descompactación y preparación de la cama de siembra.

Luego, se trabaja en la nivelación del terreno y cercado perimetral. A continuación se realiza la recomposición florística del bosque nativo y realización de prácticas correspondientes para lograr el establecimiento de especies nativas (riego, control de plagas, etc.). Finalmente se establece un plan de monitoreo.

Nota y foto: Paula Kraliczek – Prensa Ministerio de Medio Ambiente.

Corrección: Berenice Tello.