Yohana Alfonzo habló con ANSL acerca de su primera defensa del título que hará en Villa Mercedes, el viernes 16 de octubre en el Palacio de los Deportes “José María Gatica”. Sabe de la responsabilidad que significa ser campeona del mundo pero entrena rodeada de sus afectos y manteniendo su círculo íntimo tal como era antes de la consagración. “Ahora estoy tranquila y podré hacer mi mejor boxeo”, dijo la “Leona”.

a

Yohana Alfonzo aguarda tranquila el momento de su primera defensa del título Ligero de la OMB.

“El trabajo de campeona del mundo”, para Yohana Alfonzo, empezó cuando retomó los entrenamientos. Aquél título ganado el 24 de mayo de 2015 le dio además de satisfacciones deportivas y personales, una nueva obligación, otra perspectiva de su labor: “Tengo mucha responsabilidad a cuestas, mucha presión, un título del mundo no es fácil y creo que esta segunda etapa es la más difícil, la de poder mantenerse”, fueron las primeras palabras de la campeona mundial en la categoría Ligero de la OMB.

Todo lo que viene ahora para Alfonzo es nuevo incluyendo el reconocimiento y el afecto de la gente a lo cual ella misma dijo no estar preparada: “Pensaba que era un triunfo para mí y la gente que me conoce pero no esperaba la repercusión, el cariño de la gente. Me metí en el corazón de cada uno de los puntanos y es lo que más disfruto y rescato de todo esto porque es impagable”, señaló la mercedina.

Alfonzo defenderá el título ante su público, en el Palacio de los Deportes “José María Gatica”, el viernes 16 de octubre. Ahora sabiendo que la corona está en su poder, arriba del ring quiere mostrar todo su repertorio boxístico y seguir creciendo:

“Quiero sumarle más cosas a mi boxeo, sacar muchas más manos por rounds, esquivar más los golpes, quiero demostrar que estoy bien preparada y hacer la pelea más tranquila porque ahora la que quiera mi título tendrá que venir a buscarlo y allí haré mi mejor planteo”, declaró “la Leona”.

La rutina diaria de Yohana sigue siendo la misma que antes de ganar el título mundial: “De la iglesia al gimnasio y de ahí a mi casa ese es mi circuito y no lo voy a cambiar. Mi entorno íntimo es el mismo”, expresó la boxeadora de San Luis que encara la recta final de la preparación rumbo a su primera defensa ecuménica rodeada de sus afectos y de Dios: “Siempre confié en Él, tuve muchas piedras en el camino y no pensé que se me iba a dar ahora. Hay que tener mucha fortaleza interior para estar dentro del boxeo por eso soy una agradecida de los cambios que logré en mi vida y dentro de mi familia gracias a Él”, concluyó.

 

Nota y contenidista: Adolfo González.

Foto: Archivo ANSL.

Corrección: Mariano Pennisi.