En un acto que tuvo lugar en el Centro Cívico de la ciudad, familias de Villa Mercedes, Justo Daract, Unión, Batavia y Buena Esperanza se convirtieron en titulares de sus casas. Además, en la actividad se readjudicaron seis viviendas sociales.

El acto se realizó en el Centro Cívico de Villa Mercedes.

El acto se realizó en el Centro Cívico de Villa Mercedes.

Pasadas las 18:00 y con la proyección de un video institucional que plasmó el espíritu del Plan Mi Casa, Mi Escritura, inició el acto. Asistieron el vicegobernador de la Provincia, Jorge Díaz; la ministra de la Vivienda, Cecilia Lucero; el ministro de Educación, Marcelo Sosa; el intendente local, Mario Merlo; el secretario General de la CGT Villa Mercedes, Carlos Ponce y funcionarios del gabinete provincial.

La ministra Lucero transmitió en el inicio de su discurso, un saludo del gobernador Poggi. Luego se refirió al concepto de dignidad, y expresó que “al hablar de dignidad se habla de vivienda, y es la bandera que tiene este Gobierno, de justicia social desde hace 32 años”.

Lucero señaló además que la mitad de la población de San Luis vive en una vivienda construida por el Estado: “Significa salud, seguridad, y un mayor ahorro en la economía familiar”.

Con respecto al Plan Mi Casa, Mi Escritura, dijo que “los beneficiarios se convierten en dueños asegurando un legado para sus hijos y sus nietos”.

Familias de Villa Mercedes, Justo Daract, Unión, Batavia y Buena Esperanza se convirtieron en titulares de sus casas.

Familias de Villa Mercedes, Justo Daract, Unión, Batavia y Buena Esperanza se convirtieron en titulares de sus casas.

La ministra explicó que también que se readjudicaron seis viviendas sociales con mínimos requisitos: “Vamos por más modelo San Luis”.

Los beneficiarios de la readjudicación fueron Silvio Dave, Silvia Flores, Horacio Marzocchi, Gabriela Medina, Ana Pereyra y Vanesa Rodríguez.

Entre los nuevos titulares estaba Catalina Julián (83) de Villa Mercedes quien señaló que “el trámite de la escritura no tiene precio, quiero agradecerle al gobernador por todo lo que hace por los jubilados y por los niños”.

Desde la localidad de Unión llegó Ramón Gómez (57) quien se dedica a tareas rurales en el pueblo para recibir la escritura de su casa: “Es una gran tranquilidad para mí y para mis hijos el día de mañana”.

El Plan Mi Casa, Mi Escritura, está destinado a viviendas sociales que estén o no canceladas. Los beneficiarios deben pagar el costo de la operatoria; luego de ser entregados los correspondientes certificados, se divide en cinco cuotas de $100 para las casas canceladas y en ocho de $100 para las que aún son abonadas.

Además, con esta iniciativa pueden beneficiarse tanto titulares de viviendas adjudicadas hasta el 2006 inclusive, como también quienes no sean titulares pero que tengan algún derecho sobre el inmueble.

Nota: Cinthia Agüero Patafio.

Fotos: Marcelo Lacerda / Luciano Grangetto.

Video: Juan Moyano.

Corrección: Mariano Pennisi.

Contenidista: Rosana Freite.