La actividad se realizó con el objetivo de fortalecer los roles de quienes participan del sistema. La propuesta se desarrolló en la sede de la Escuela para Padres, en el edificio administrativo de calle Ayacucho.

La actividad se realizó con el objetivo de fortalecer los roles de quienes participan del sistema.

La actividad se realizó con el objetivo de fortalecer los roles de quienes participan del sistema.

El Subprograma Promoción y Protección Familiar, del Ministerio de Inclusión Social, organizó una jornada de capacitación para quienes forman parte del sistema Familias Solidarias, que ofrece contención a chicos en situación de vulnerabilidad social. La iniciativa se centró en la construcción de vínculos saludables y se desarrolló en la sede la Escuela para Padres, en el sexto piso del edificio administrativo de calle Ayacucho.

La jefa del Subprograma, Paola Reta, explicó que los niños, niñas y adolescentes que se suman al sistema “vienen de situaciones en las que sus derechos fueron vulnerados y estos hechos dejan marcas difíciles de borrar; entonces, quienes abren las puertas de sus hogares para contenerlos deben estar capacitados para interactuar”.

Acerca del taller, la funcionaria recalcó que “fue pensado para fortalecer a las familias en su rol y su función de cuidadoras”. Y precisó que “la idea fue profundizar el abordaje de las condiciones de vida subjetiva de las relaciones interpersonales y remover los obstáculos simbólicos y culturales”.

“La violencia –puntualizó– responde muchas veces a patrones culturales que reproducen las situaciones de desigualdad en las relaciones familiares, por las que hay que actuar sobre ellas, a los fines de pensarlas y reflexionarlas. Por eso es tan importante trabajar la prevención en el seno de la sociedad y particularmente de las familias solidarias”.

 Conceptos y dinámica del encuentro:

Durante el taller reflexionaron de manera crítica sobre temas como la agresión, la promiscuidad, el cuidado del cuerpo, la identidad, la privacidad, el pudor y la importancia de la comunicación. Y se planteó un espacio de intercambio entre los participantes.

Además, mediante la técnica “Lluvia de ideas” se trabajó para la confección colectiva del concepto de buen trato. Luego se colocaron láminas sobre una mesa con la consigna de reflexionar y compartir con el grupo. A medida que se avanzó, el coordinador de la actividad ofreció devoluciones y aclaró dudas y conceptos.

“El buen trato se define en la relación con el otro y o el entorno, y se refiere a las interacciones con ese otro y el contexto. Promueven un sentimiento mutuo de reconocimiento y valoración. Son formas de relación que generan satisfacción y bienestar entre quienes interactúan; además favorecen el crecimiento y desarrollo personal”, definieron desde el Subprograma.

En el cierre, el coordinador del taller hizo una síntesis integradora de lo visto en la jornada e instó a cada familia a realizar un compromiso de buen trato o actualizar el que ya tuviesen.

 Acerca del sistema Familias Solidarias:

Esta política del Gobierno de San Luis tiene 10 años y nació para proteger los derechos de los chicos en el contexto del proceso de desinstitucionalización que emprendió la Provincia. Ofrece contención a niños, niñas y adolescentes en situación de vulnerabilidad social, quienes son alojados transitoriamente, de 6 a 12 meses como máximo, en Familias Solidarias.

En ese período se trabaja para recuperar a la familia biológica y se busca reconstruir los vínculos con los padres biológicos y la familia extensa para que el chico regrese. Además, se ofrecen periódicamente informes al juez que interviene. En caso de no haber avances con los padres ni con la familia extensa (abuelos, tíos) la Justicia puede definir el estado de adopción.

Nota y foto: Darío Calderón.

Corrección: Mariano Pennisi.

Contenidista: Rosana Freite.