Un grupo de alumnos de entre 18 y 60 años, que busca terminar la primaria por medio del Plan de Inclusión Educativa, llegó esta mañana al campus de la ULP para conocer sus diferentes propuestas académicas y científicas. 

Los alumnos del Barrio Tibiletti, felices luego de haber recorrido el campus de la ULP.

Los alumnos del Barrio Tibiletti, felices luego de haber recorrido el campus de la ULP.

En las aulas del Plan de Inclusión Educativa (PIE) no solo se abren puertas a nuevos aprendizajes; también se da lugar a experiencias compartidas, compañerismo y un fuerte sentido de pertenencia. Esto es lo que viven diariamente los alumnos de entre 18 y 60 años que asisten al Centro de Vinculación Comunitaria, ubicado en el Barrio Monseñor Tibiletti, de la ciudad de San Luis, para terminar sus estudios primarios y/o secundarios.

“Profe, ¿por qué no conocemos la ULP?”, consultó Graciela Rosales de 57 años, una de las alumnas que asisten a esta sede, cuando la profesora Sandra Aranda explicó en clase que ellos también eran parte de la familia de los 100 mil integrantes de la Universidad de La Punta (ULP). Entusiasmados con la idea de conocer su casa, los 25 alumnos buscaron realizar este anhelado viaje educativo.

El sueño se hizo realidad este jueves, poco antes de las 10:00, cuando llegaron al predio de edificios coloridos e ideas innovadoras, desde donde parten las iniciativas educativas e inclusivas de la provincia.

La primera parada del contingente fue el SUM. Allí descubrieron la innovadora oferta educativa de la casa de estudios provincial, basada en competencias y con una fuerte impronta en las nuevas tecnologías. Estos dos pilares aseguran a los alumnos una rápida inserción en el mundo laboral.

Luego se dirigieron hasta la Planta de Reciclados ULP, donde conocieron el proceso por el cual la ULP recicla el papel recolectado en su campus (por medio de la gestión de residuos en origen) y lo convierte en artículos artesanales tales como agendas, cuadernos, bolas, tulipas, entre otras.

El recorrido finalizó en el Parque Astronómico La Punta (PALP), el mayor centro de divulgación científica de la provincia. El Solar de las Miradas, el Planetario y la sala de telescopios fueron algunas de las actividades que más atrajeron a los alumnos del PIE.

El itinerario comprendió también una visita guiada por la Planta de Reciclados ULP.

El itinerario comprendió también una visita guiada por la Planta de Reciclados ULP.

“Nos quedamos sorprendidos con la ULP, su predio y actividades; es impresionante todo lo que ofrece”, aseguró Graciela Rosales, mediadora en Seguridad Comunitaria y una de las vecinas del Tibiletti que busca terminar la primaria por medio del PIE.

“Por razones económicas, hice la primaria hasta 5º grado y tuve que salir a trabajar. Era una cuenta pendiente en mi vida. Por suerte, apareció el PIE. Hoy mis nietos de 18 y 19 años me ayudan para que pueda terminar”.

Al igual que ella, Alejandro Rodríguez, de 36 años, quedó impactado con la casa de estudios provincial. “Siempre me dediqué a la construcción y trabajé en obras cercanas, pero nunca había entrado a la ULP. Es impresionante. Lo que más me gustó fue la Planta de Reciclados; cómo vuelven a utilizar lo que se tira. Es maravilloso lo que logran”, explica.

Sobre su experiencia en el PIE, Alejandro cuenta: “Fue muy lindo volver a la escuela y aprender cosas nuevas. Lo que más destaco es el apoyo de mi docente y de mis compañeros. En el PIE, no estamos solos”.

Ambos son conscientes de que una vez que terminen la primaria, los espera otro desafío: la secundaria. ¿Y después? Motivada por las carreras de la ULP, Graciela se animó a proyectar a futuro: “Si a mi edad decidí retomar la primaria, cuando termine la secundaria no voy a bajar los brazos”.

Nota: Prensa ULP.

Foto: Axel E. Seleme.

Corrección: Mariano Pennisi.

Contenidista: Emilce Martínez.