Los distritos lograron evitar el déficit pero estiman que la tendencia cambiará en los próximos meses. Por las elecciones, las erogaciones aumentan más que los ingresos. Las provincias registraron un superávit fiscal de $ 12.489 millones en el primer trimestre del año y aunque lograron escapar del déficit en el que incurrió el gobierno nacional no pudieron evitar que el saldo cayera un 4% respecto a un año atrás, informó hoy en su edición de hoy el diario El Cronista.

Captura de la versión online del diario El Cronista.

Captura de la versión online del diario El Cronista.

A continuación se reproduce la nota publicada hoy por El Cronista:

Las provincias registraron un superávit fiscal de $ 12.489 millones en el primer trimestre del año y aunque lograron escapar del déficit en el que incurrió el gobierno nacional no pudieron evitar que el saldo cayera un 4% respecto a un año atrás.

Con la baja interanual del resultado, se revirtió la tendencia positiva de los últimos dos ejercicios y el superávit mostró una reducción de 10,3% a 7,2% en términos del gasto, reveló la consultora Economía & Regiones en base a datos oficiales de provincias.

En esta misma línea, el saldo primario se contrajo un 8% respecto a un año atrás, al ubicarse en $ 14.996 millones. Pese a la baja, los distritos acumulan cinco trimestres consecutivos de superávit primario.

De esta manera, las provincias pudieron evitar el déficit que a nivel nacional se triplicó al llegar a $ 57.750,4 millones en el primer trimestre.

El rojo de las cuentas públicas nacionales se produjo pese a que el auxilio del Banco Central, la ANSeS y los organismos descentralizados llegó a $ 13.239,5 millones. Sin esos aportes, el déficit fiscal hubiera trepado a

$ 70.989,9 millones.

“Entre el cuarto trimestre de 2012 y el primero de 2014, los recursos provinciales lograron sobrepasar el ritmo de crecimiento de las erogaciones, a expensas de un fuerte aumento en la presión tributaria local y un importante ajuste en el crecimiento de las erogaciones”, remarcaron en este sentido en Economía & Regiones para explicar la tendencia positiva de los últimos años.

“No obstante, esta dinámica, que permitió a las provincias recomponer una delicada situación fiscal, se ha visto desdibujada a partir de un gasto público que ha vuelto a crecer a tasas que superan la expansión de los recursos públicos”, advirtieron.

En efecto, mientras que la tasa de crecimiento de los recursos se redujo de 38,9% a 33,1%, el ritmo de expansión del gasto aumentó de 35,6% a 36,9%, un fenómeno que podía esperarse dado el año electoral.

A nivel nacional, el desfasaje entre uno y otro fue peor porque el gasto total creció 39,7% interanual mientras que los ingresos subieron un 26,4%.

“Esta brecha se ampliará en los trimestres subsiguientes, una vez que los aumentos salariales comiencen a impactar en forma plena y que las fuentes tributarias, íntimamente ligadas a la dinámica nominal de la economía, continúen viéndose afectadas por la desaceleración de la tasa de inflación”, remarcaron en la consultora en donde estiman que este año las provincias volverán a entrar en déficit.

Sin embargo, con las colocaciones de deuda reciente los gobiernos provinciales actuaron preventivamente y se anticiparon al déficit primario que se proyecta para más adelante en 2015.

“La estrategia es adelantar el financiamiento y asegurarse los fondos necesarios para cubrir vencimientos de deuda y financiar el gasto electoral”, destacaron en Economía & Regiones.

Así, en el primer trimestre del año las emisiones de deuda superaron los $ 13.900 millones, marcando una suba interanual de 463% respecto al mismo trimestre del año anterior mientras que el monto emitido fue equivalente al 80% de las colocaciones totales realizadas en 2014.