El Ministerio de Medio Ambiente fue invitado a disertar en el Congreso Nacional de Áreas Naturales Protegidas que se desarrolló en San Juan, sobre la Ley de Áreas Naturales Protegidas Privadas que está vigente en la provincia (IX-852/13).

Medio Ambiente disertó sobre la Ley de Áreas Naturales Protegidas Privadas. Foto: Mogote Bayo.

Medio Ambiente disertó sobre la Ley de Áreas Naturales Protegidas Privadas. (Foto: Mogote Bayo)

“El encuentro fue organizado para discutir y proponer acciones como respuesta a la rápida desaparición del patrimonio natural, a nivel mundial, y la consecuente pérdida de los servicios ambientales que brindan”, explicó el responsable de la disertación y de las Áreas Naturales Protegidas de la provincia, Julián Muñoz.

En este sentido, el Ministerio de Medio Ambiente fue seleccionado para exponer sobre la novedosa Ley de Áreas Naturales Protegidas Privadas y el modelo de gestión asociada entre el Estado, a partir del ministerio, y la ONG Fundación Espacios Verdes (FEV).

“El ministerio firmó un convenio con FEV para administrar el Área Natural Protegida Mogote Bayo que está en Merlo, de forma conjunta. La Fundación donó el Área al Estado provincial, el Ministerio la administra contando con la fundación como asesora. Si bien todas nuestras áreas naturales tienen un espacio para lo educativo, Mogote es la principal en este sentido y recibe a chicos y jóvenes de todo el país que la recorren para aprender sobre nuestra flora y fauna, y también sobre cómo es posible protegerlas”, explicó la ministra, Daiana Hissa.

La innovación puntana

En agosto del año pasado el gobernador, CPN Claudio Poggi, promulgó la Ley de Ampliación del Sistema de Áreas Naturales Protegidas de la provincia que implicó la incorporación a la norma que regula y establece las Áreas Naturales Protegidas Públicas, sancionada en 2004, un sistema de inmuebles privados, municipales o intermunicipales.

Esta ley representa un avance en la regulación del Sistema de Áreas Naturales Protegidas y brinda a los particulares la seguridad jurídica necesaria para que acuerden con el Estado provincial la incorporación de superficies privadas.

Las Áreas Naturales Protegidas Privadas implican la participación del sector privado y la sociedad civil en la problemática ambiental. Son sitios que, por decisión de su propietario y luego de la evaluación de sus recursos naturales, se encontrarán bajo modelos de manejo compatibles con la preservación, cuyas categorías van desde la conservación estricta hasta modelos productivos sustentables. Estas áreas, al tener el reconocimiento formal del Estado e incentivos establecidos por ley, se incorporan a las políticas que el Estado desarrolla para conservar el patrimonio natural de todos los puntanos.

La norma prevé, a modo de incentivo, beneficios e incentivos fiscales a aquellos privados que incorporen sus inmuebles al sistema de Áreas Naturales Protegidas. En el caso de los municipios, también habrá beneficios relativos a asesoramiento técnico y otros requerimientos que puedan surgir.

“Por ejemplo, en el sur provincial ya tenemos un acuerdo con un privado en cuyas tierras vive el venado de las pampas, especie amenazada. Con este propietario se acordó que el ministerio reforzará los controles en la zona, para no sólo cuidar el venado, sino también la restante fauna del área que completa su hábitat, previniendo además el cuatrerismo y la caza furtiva. Por su parte, el privado se compromete a permitir el acceso del ministerio a su propiedad para estudios, censos y, especialmente, a preservar el hábitat natural de la especie”, explicó la ministra.

Al igual que las ya establecidas, cada una de estas Áreas Naturales Protegidas contará con un Plan de Manejo para un aprovechamiento sostenible. Estos espacios, manejados convenientemente, proporcionan múltiples bienes y servicios ecológicos al mismo tiempo que preservan el patrimonio natural y cultural. Además, ofrecen oportunidades de empleo y medios alternativos de subsistencia a las personas que viven dentro y alrededor de ellas, como la producción casera, tanto de artesanías como de gastronomía local. También son centros atractivos para las investigaciones científicas de diversa índole.

Nota y foto: Paula Kraliczek – Prensa Ministerio de Medio Ambiente.