Se trata de los estudiantes del nivel secundario de la Escuela “Maestro Escultor Vicente Lucero” que cosecharon rabanitos, lechuga, rúcula, espinaca y acelga. La huerta construida por el Ministerio de Campo lleva cuatro años produciendo alimentos.

los estudiantes de la escuela cosecharon rabanitos, lechuga, rúcula, espinaca y acelga, alimentos que se cultivaron en febrero de este año.

Los estudiantes de la escuela cosecharon rabanitos, lechuga, rúcula, espinaca y acelga; alimentos que se cultivaron en febrero de este año.

Alumnos pertenecientes al nivel secundario de la Escuela Nº 2 “Maestro Escultor Vicente Lucero”, ubicada en Barrio La Ribera de Villa Mercedes, realizaron una nueva cosecha de los frutos de su huerta escolar. Se trata de un espacio que lleva cuatro años produciendo alimentos y que fue construido por el Ministerio del Campo a través del Plan Cultivando Nuestra Tierra, una política que construye huertas en escuelas, centros de jubilados y centros comunitarios.

En esta oportunidad, los estudiantes de la escuela cosecharon rabanitos, lechuga, rúcula, espinaca y acelga; alimentos que se cultivaron en febrero de este año.

En lo que respecta a los cultivos de hoja (lechuga, rúcula, espinaca y acelga), todavía resta una cosecha más para los meses venideros. Caso contrario ocurre en los canteros donde se cosecharon rabanitos que se dejarán descansar 15 días y se sembrarán nuevos cultivos de hoja. Con esta rotación de cultivos se aporta al control biológico de las plagas y a la recuperación natural de los suelos, bases de toda huerta agroecológica.

El Ministerio del Campo asiste a la institución educativa con semillas y mano de obra, realizando un trabajo a la par con los estudiantes, además de capacitarlos a medida que nuevos alumnos ingresan al proyecto de la huerta.

Con estas acciones la cartera continúa trabajando con los más chicos a través de su efecto multiplicador, así se busca que las familias se contagien del entusiasmo de los niños y construyan sus propias huertas familiares. El objetivo es que los grupos familiares consuman sus propias hortalizas y se conviertan en nuevos productores.

Nota y foto: Federico Berardo – Prensa Ministerio del Campo.