De abril a noviembre, la ULP buscará llegar a los adultos que buscan promover la lectura en los más chicos. Hasta el momento, fueron capacitados docentes de San Luis, Villa Mercedes, Buena Esperanza, Santa Rosa del Conlara y, próximamente, será el turno de Justo Daract.

La ULP busca capacitar a los adultos que promueven el sano hábito de la lectura en los más chicos.

La ULP busca capacitar a los adultos que promueven el sano hábito de la lectura en los más chicos.

El Plan Permanente de Lectura de la Universidad de La Punta (ULP), Contextos, continúa sumando beneficiarios en todo el territorio provincial. En esta oportunidad, a través de Mediadores y Brigadas de Lectura, realiza una capacitación que, de abril a noviembre, buscará llegar a los adultos que intentan promover este sano hábito en los chicos.

Esta instancia de formación está a cargo de las lectoras de Contextos, quienes visitan los 447 rincones de lectura instalados en 70 localidades, entre centros de salud, instituciones educativas y ámbitos culturales.

En paralelo a su tarea diaria, ofrecen la capacitación Mediadores y Brigadas de Lectura, que ya ha sumado a docentes de San Luis, Villa Mercedes, Buena Esperanza, Santa Rosa del Conlara y, próximamente, Justo Daract.

Esta propuesta se inició con la idea involucrar a toda la familia en la lectura y convertir a cada uno de sus miembros en mediadores. De esta manera, padres, abuelos, tíos y la comunidad en general pueden asistir a los rincones de lectura de la ULP, donde son formados y aconsejados por los docentes, para compartir un cuento, historia o tradición con los chicos. La iniciativa ya lleva 1500 docentes capacitados, quienes reciben una unidad de puntaje docente.

Las Brigadas de Lectura, en tanto, están destinadas a los niños de segundo ciclo de primaria (de 4º a 6º año) y secundaria. En esta iniciativa, los alumnos más grandes son quienes comparten momentos de lectura con los más pequeños.

 

La motivación como pilar fundamental:

“La lectura transporta a los chicos a un mundo maravilloso de imaginación y motivación. Además, se pretende que surja de ellos la necesidad de acceder a la lectoescritura”, explicaron desde Contextos.

La motivación constituye el principal motor para incentivar la lectura en los más pequeños. “Desde Contextos se intenta que cada encuentro sea facilitador y movilizante para el aprendizaje y el acceso a la lectoescritura”, aseguraron.

Informes: ciu@ulp.edu.ar – Tel: 4452000 (interno 6089).

Nota: Prensa ULP.

Foto: Contextos.