Impulsor del referéndum de 2013, ex miembro del parlamento local, responsable del cargo de comisionado de Quejas para las Malvinas, y autor del himno local. Durante la visita a las Islas, dialogamos en exclusiva con uno de los dirigentes políticos más influyentes del archipiélago.

Dick Sawle habló con la Agencia de Noticias San Luis en Malvinas.

Dick Sawle habló con la Agencia de Noticias San Luis en Malvinas.

Dick Sawle deja una primera definición sobre la vida en las Islas Malvinas que lo tienen como un claro ejemplo. “Todo el mundo aquí tiene más de un empleo; dos o tres trabajos”.

El guía que condujo, durante el primer día de excursión, al segundo contingente de veteranos sanluiseños que visitaron Malvinas, se presentó como un profesor de español, jubilado, que llegó a estas tierras en 1986 proveniente de Inglaterra y que había dedicado parte de su vida a la docencia y a la actividad pesquera.

De trato amable y muy cordial, evitó algunos datos de su currículum que no son menores, son esos que transforman al docente y empresario, en uno de los personajes políticos más influyentes de las Islas.

En 2009, luego de haber vendido las acciones de sus cuatro compañías pesqueras, fue elegido miembro de la Asamblea Legislativa local. En el parlamento impulsó el referéndum de soberanía de 2013, responsable de promover los intereses de los habitantes de las Islas, realizó una campaña a nivel internacional, llevando la posición de los isleños a reuniones parlamentarias y de negocios en Brasil, Panamá, Uruguay y otras naciones latinoamericanas.

Su mandato de cuatro años expiró en 2013, cuando decidió no presentarse a la reelección. En enero de 2014 fue nombrado comisionado de Quejas para las Malvinas, por parte del gobernador inglés, Nigel Haywood. A principios de este año presentó un himno para las Islas, denominado “Falklands Libres y Justas”.

Luego de recorrer, en su condición de guía, los campos de batalla cercanos al Aeropuerto de Puerto Argentino, poniendo como única condición acceder a una taza de café caliente en la confitería del “Malvina House”, dialogó ampliamente con la Agencia de Noticias San Luis.

ANSL- Llegaste a las Islas en 1986, cuatro años después del conflicto del 82. Tantos años en la isla te permite contarnos cómo se vivió aquel momento, cuáles son los recuerdos, lo que han ido viviendo a lo largo de todos estos años.

Dick Sawle- La gente que vivió aquí durante la guerra, nunca la olvidarán; porque eso fue un momento muy importante para ellos, en muchos sentidos. Es una situación muy complicada, cambió la historia de las Islas para siempre, pero lo que yo noto, también, es que los jóvenes de aquí, los de ahora, tampoco la van a olvidar, eso es un poco anormal.

Yo tengo que decirlo, dada la posición muy agresiva contra nosotros, que ha adoptado el Gobierno argentino, aun los jóvenes que aquí no estaban, hay mucha sensibilidad con lo que ha hecho Argentina durante el Gobierno de los Kirchner.

ANSL- ¿Desde qué lugar visualizan ustedes como agresiva la posición de Argentina?

D.S.- Por ejemplo, prohibiendo los vuelos charters desde aquí hacia Argentina, también prohibiendo la entrada de barcos con nuestra bandera en puertos de Sudamérica y la propaganda que nosotros recibimos aquí por vía de las noticias. Yo veo como un error de parte del Gobierno argentino seguir de esa manera, eso crea nada más que hostilidad, que es una mala cosa.

ANSL- Hemos sido bien recibidos en las Islas pero la pregunta que nos surge se relaciona con el sentimiento para con nuestra presencia. ¿Cómo es la mirada que tienen ustedes con los argentinos, sean turistas o veteranos, que venimos de visita a las Islas?

D.S.- La verdad es que cada turista que nos visita no lleva un símbolo que dice, “yo soy argentino”, “yo soy peruano” o “yo soy uruguayo” entonces, para nosotros, es igual. Lo que sí puede causar un problema es si tu entras esta noche en un bar, con una bandera argentina y gritas, “las Malvinas son argentinas”, y entonces eso va a causar problemas, el mismo problema que causaría yo, si entro en un bar en Buenos Aires con la bandera británica y digo “Falklands is British”. Hay cosas que es mejor no hacer.

En relación al sentimiento del pueblo, no hay problemas con ningún veterano que venga a las Islas; en efecto, nosotros damos la bienvenida a todos los veteranos, sobre todos los que estuvieron aquí en 1982. Cualquier veterano que viene aquí es para quedar con más tranquilidad, o lo que sea que busque, porque cada uno tiene sus propios problemas. No hay dos que sean iguales, cualquier cosa que estén buscando aquí, espero que la encuentren, eso no causa ninguna molestia ni a nosotros, ni a ustedes; y aquí la gente pueda seguir viviendo en paz.

ANSL- Los isleños, ¿tienen una mirada más humanitaria hacia los veteranos, una mirada distinta?

D.S.- Sí. Entendemos muy bien lo que puede pasar con un veterano, lo que puede sufrir; nosotros tenemos más relación con los veteranos ingleses, yo entiendo los problemas que traen, de las charlas que tuve con ellos. Yo tengo una opinión que aquí comparten muchos, “cualquier veterano que venga es bienvenido, pero claro, sin ninguna bandera”.

ANSL- Culturalmente, ¿siempre se han sentido ingleses?, ¿o ha surgido el sentimiento de ser un pueblo autodeterminado? ¿Cuál es el lugar donde mejor se encuentran?

D.S.- Si hablamos de la identidad nacional de quienes viven aquí, ni británico ni inglés, somos Falklands Island. En el último censo, cuando consultamos “¿cómo se veía?”, si se sentían británicos o Falklands Island, la respuesta fue “Falklands Island”.

¿Por qué responden eso? Porque no estamos en Inglaterra, ¿tenemos un estilo muy británico o inglés de vivir? Sí, claro que sí, pero estamos a 8000 millas. Yo creo que después de nueve generaciones de Falklands Island tenemos nuestra propia identidad.

En mayo de 2013, el mensaje del referéndum fue clarísimo. Un 92% de la población ha votado, esto quiere decir que casi todo el mundo que estuvo aquí, ha ido a votar y el 99,8% de quienes votaron dijeron que quieren permanecer como territorio de ultramar de Gran Bretaña, que es en realidad lo que somos pero… con nuestro propio sistema de gobierno, haciendo nuestras propias leyes, completamente independiente de Inglaterra salvo en dos puntos: Asuntos exteriores y Defensa.

ANSL- Decías que, desde la Islas, se visualiza a la política del Gobierno de los Kirchner como agresiva para con ustedes. En Argentina hay una idea mayoritaria que se puede resumir en “Nunca más un conflicto bélico”, más allá de los gobiernos, el pueblo está en ese lugar. Al llegar, visualizamos una base militar muy importante y movimiento militar en el territorio. Ustedes, ¿visualizan la posibilidad de un conflicto bélico?, ¿piensan que puede volver a suceder lo que aconteció en 1982?

D.S.- Lo veo como muy improbable. Argentina no quiere volver a tener una guerra. Yo creo que fue un error fatal el del 82 y creo que no lo van a repetir.

Pero en los periódicos uno ve que se habla de comprar aviones y barcos militares a Rusia o a China. Creo que estamos hablando de dos cosas distintas: por un lado nosotros no tenemos fe ni confianza en lo que dice el Gobierno argentino y por otra parte, veo la posibilidad de una guerra como improbable; sin embargo, dada la postura del Gobierno argentino, no hay más remedio que tener una defensa lista para que no vuelva a pasar, nunca más, lo sucedido; y creo que esa es la posición del Gobierno británico.

La única cosa que pueda disminuir nuestra defensa, sería que Argentina cancele lo que ha puesto en su Constitución, sobre su reclamo sobre este territorio, eso sería una decisión muy difícil para cualquier Gobierno argentino. Yo veo que la defensa seguirá en las Islas a futuro.

ANSL- Decías que se sienten isleños, no británicos, pero, también nos contabas que se sienten como territorio británico de ultramar. ¿Hay contradicción en esas posturas? ¿O es básicamente, el lazo cultural por un lado y la autodeterminación por el otro?

D.S.- Yo no creo que haya ningún tipo de conflicto allí. Sentirse isleños, es sentirse dónde estás, y estás en tu casa, en las Falklands Island. Mira, es un poco como mis padres, que vivieron en Liverpool; si alguien le hubiera preguntado: ‘¿Usted es británico?’, él hubiera dicho ‘Sí, soy de Liverpool’; es el sentido de pertenencia con su pueblo, yo creo que en el fondo de tu pregunta estás preguntando por la independencia.

ANSL- Eso es también un poco la pregunta…

D.S.- Eso siempre es una posibilidad, pero ¿es una posibilidad ahora mismo? No. Eso es lo que ha dicho la gente aquí, en el referéndum de 2013.

Si hablamos del futuro, ¿quién lo sabe?, quizás en 50 años o 100 años. ¿Yo qué sé? No tengo ni idea, pero siempre es una posibilidad.

El Gobierno británico siempre dice: ‘Si eso es lo que quieren tener los isleños de las Falklands, pueden tenerlo’; en el caso de que en el referéndum hubiéramos dicho que no queríamos seguir como territorio de ultramar de Gran Bretaña. Si la mayoría, o un porcentaje importante de la población hubiera dicho eso, el próximo paso del Gobierno de aquí, debería haber sido, hacer otro referéndum para ver qué pasos había que seguir.

ANSL- En 1967 una delegación de legisladores y funcionarios ingleses vinieron hasta aquí para convencer a los isleños sobre la posibilidad de no pertenecer más a Gran Bretaña, o pasar a pertenecer a la Argentina, ¿50 años después sigue la misma posición?

D.S.- Si yo fuera miembro del Gobierno de aquí, si la gente no estuviera contenta, si mi información fuera que la gente quiere otra cosa, yo sugeriría otro referéndum para ver qué quieren, si es independencia, o formar parte de Sudamérica, o lo que sea, pero en este momento lo que la gente quiere, es seguir como somos.

Video: Dick Sawle – Parte II

Enviados especiales a las Islas Malvinas

Nota: Diego Masci

Fotos: Marcelo Lacerda