El 2 de abril de 1982 las tropas argentinas desembarcaron por primera vez en 149 años en las Islas Malvinas, era el momento de la recuperación del territorio usurpado por la corona británica desde 1833.

17 buzos tácticos descendieron de los destructores Hércules y Santísima Trinidad, tomaron la casa de gobierno de las Islas y lograron la rendición del gobernador inglés. A las 4:00 de aquel día, la Operación Militar Rosario había finalizado, tres horas veinte minutos después, con los primeros rayos del sol reflejándose en el mar argentino, era izado por primera vez el pabellón nacional.

Fueron pocos los testigos de aquel hecho, uno de ellos es Edgar Marturano, uno de los 30 veteranos sanluiseños que volvió a Malvinas gracias a la invitación realizada por el Gobierno provincial. “El momento del himno fue muy emotivo, es difícil describirlo con palabras”.

Edgar Marturano recordó el día que izaron la bandera Argentina por privera vez

Edgar Marturano recordó el día que izaron la bandera argentina por primera vez.

Edgar se desempeñaba en el equipo de comunicaciones, su tarea fue identificar e incautar aquellos equipos que pudieran interferir las comunicaciones o poner en peligro la seguridad de las tropas recién llegadas. Durante aquellas jornadas, participó también del cambio de nombres que realizaron a las calles.

Finalizada la guerra, Londres dispuso de 31 millones de libras para reconstruir Puerto Argentino. Esa decisión le otorgó una fisonomía a la ciudad que a muchos les cuesta reconocer. “El lugar está muy cambiado” dice Marturano, una frase que repite cada uno de nuestros veteranos.

El miércoles fue el día libre para los sanluiseños en Malvinas, un hecho simple que ninguno de ellos vivió en los 74 días que duró la guerra, en aquel momento el único lugar que conocieron fue la posición que ocuparon, en el caso de Marturano, nunca salió de Puerto Argentino. “Esta experiencia que estamos viviendo es muy linda, ahora podemos recorrer cada lugar con quienes combatieron aquí. Estamos recorriendo la isla con la historia viviente. Es muy rico todo esto para nosotros”.

marturano

Se siente privilegiado de poder recorrer la Isla con sus compañeros.

La llegada a las Islas no fue indiferente para ninguno de los veteranos puntanos. “Venía muy tranquilo hasta que el avión comenzó a sobrevolar la Isla Soledad. Ahí empecé a sentir angustia, ganas de bajar. Me da pena de que no esté en manos nuestras. Volver a recorrer todos estos lugares me parece imborrable… Es como cerrar un círculo este viaje”.

La segunda delegación de sanluiseños que se encuentra visitando las islas comienza a desandar la segunda mitad de la estadía en suelo malvinero, queda mucho por recorrer y recordar, pero más allá de que todavía queden días para disfrutar, hay un sentimiento común entre ellos, que Edgar lo sintetiza en una frase, “Yo me doy por satisfecho en mi vida por haber vuelto a Malvinas 33 años después”.

Enviados especiales:

Nota: Diego Masci.

Fotografía y edición: Marcelo Lacerda.

Video: Diego Masci – Marcelo Lacerda.