Hoy para Carlos Agüero, uno de los treinta veteranos sanluiseños que llegaron a Malvinas, no fue un día más.

Luego de 33 años sin volver a las Islas, regresó. Estuvo en Ganzo Verde, lugar donde combatió en 1982. Recorrió el cementerio argentino en Darwin, visitando las tumbas de sus compañeros caídos. Festejó su cumpleaños número 61 en el mismo lugar donde celebró sus 28.

Carlos Agüero agradeció al gobernador por la posibilidad de volver a las Islas

Carlos Agüero agradeció al gobernador por la posibilidad de volver a las Islas.

Carlos ve muy cambiado el lugar donde estuvo, por un lado el cambio climático ha hecho que “el clima no sea tan frío como en aquella época”, a esto se suma el lugar del combate. Cuando llegó a Ganzo Verde, vivían en el lugar aproximadamente 100 personas, hoy el asentamiento urbano alcanza los 20 habitantes.

Aquí combatió defendiendo la recuperación de las Malvinas y, en el mismo lugar, estuvo prisionero. Permaneció detenido a partir del 29 de mayo, día en que las tropas inglesas tomaron el control de la zona, junto a sus compañeros, en unos enormes galpones que pertenecen a una compañía dedicada a esquilar lana.

“El sueño mío era volver y aquí estoy de vuelta. Gracias a nuestro gobernador Claudio Poggi. Ahora ya me puedo morir tranquilo. Cumplí un sueño que lo esperaba desde hacía años, me parecía imposible poder cumplirlo pero siempre hay algo que aparece, como apareció este gobernador y me dio la posibilidad de volver a Darwin”, manifiesta Carlos mientras deja brotar unas lágrimas de la emoción por el reencuentro con el lugar donde combatió.

“Acá fue donde vivimos momentos muy tristes, dejamos a muchos compañeros que ahora están en Darwin. Vivimos un momento de tristeza cuando llego la rendición, que no sabíamos que era lo que podía pasar. Gracias a Dios que pudimos volver”.

 

Enviados especiales:

Nota: Diego Masci.

Fotografía y edición: Marcelo Lacerda.

Video: Marcelo Lacerda – Diego Masci.