21 de marzo, comienzo del otoño en el hemisferio sur y la primavera en el norte, por eso, desde 1971, la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) eligió esta fecha para celebrar el Día Forestal Mundial.

En San Luis la política forestal inicia con la democracia, como otra forma de sanear el aire.

En San Luis la política forestal inicia con la democracia, como otra forma de sanear el aire.

La conciencia masiva de generar aire, de cuidar el ambiente y de disminuir las emisiones de gases de efecto invernadero es mucho más nueva que el problema. Sin embargo en Argentina, y en particular en San Luis, el fabricar aire es una política pública que lleva vigente más de 30 años.

Argentina ya había sido pionera en preocuparse por el medio ambiente al crear la primera Secretaría de Recursos Naturales y Ambiente Humano de la Argentina y de Latinoamérica en la tercera presidencia de Juan Domingo Perón en 1973, que puso al mando de la Dra. Yolanda Ortiz.

En San Luis la política forestal inicia con la democracia, como otra forma de sanear el aire. Por esos años la cuestión ambiental no era aún un problema de masivo interés, pero se podía predecir que esa preocupación iba a crecer. San Luis, sentando un precedente que sería marca registrada, se adelantó. De a poco el gobierno del Dr. Adolfo Rodríguez Saá comenzó a plantar árboles en rutas y caminos y con esto a generar en los puntanos una conciencia ambiental. La economía de la época estaba basada, por tradición, en la tala y el desmonte y eso fue cambiando de a poco.

Desde 1983 el paisaje puntano, seco y árido, comenzó a cambiar. Las plantas comenzaron a acompañar el progreso. Nuevas autopistas y diques cambiaban la fisionomía y, el verde antes escondido, empezó a ser visible. La política ambiental comenzó a cambiar la Provincia para siempre y se convertiría en su marca distintiva. Tanto sería así que San Luis cuenta con el récord de plantar 9 árboles por habitante, superando ampliamente la recomendación de la Organización Mundial de la Salud de un árbol cada tres personas.

Desde 1983 el paisaje puntano, seco y árido, comenzó a cambiar. Las plantas comenzaron a acompañar el progreso.

Desde 1983 el paisaje puntano, seco y árido, comenzó a cambiar. Las plantas comenzaron a acompañar el progreso.

 La forestación, política de Estado

Para alimentar esta política, en 1991 se inauguró el Vivero Provincial IMPROFOP y en 2009 luego de obtener su primera producción propia, el Vivero firmó el primer convenio con el Ministerio de Medio Ambiente para forestar con estas plantas rutas y caminos.

En 2010, el gobernador Alberto Rodríguez Saá lleva la forestación al Siglo XXI renovando el Plan Forestal con una  actualización metodológica y logística plasmada en el Protocolo de Forestación Provincial. Allí se establece el rol de cada organismo interviniente en la forestación pública, se determina la tecnología que se incorporará a los procesos metodológicos y logísticos que se llevarán a cabo.

Los logros alcanzados merecieron premiaciones por parte del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente. En 2013 llega también el reconocimiento al gobernador  de la Provincia CPN Claudio Poggi del Duque de Sevilla, Francisco de Borbón y de la ex secretaria de Ambiente de Juan D. Perón, Yolanda Ortiz.

Es también en 2010 que la firma del Tratado de Paz entre Progreso y Medio Ambiente establece acciones a 10 años con el espíritu de aunar los caminos del cuidado de los recursos y el progreso.

Los chicos se suman a forestar con el Plan Provincial Época de Cosecha que, junto con las clases,  comenzó su quinto año consecutivo de desarrollo. Un total de 3400 niños ya han recolectado 6 toneladas de semillas que luego son cultivadas en los viveros para solventar parte de las necesidades del  Plan Forestal. Pero además, a partir de este año, esas semillas también estarán  destinadas a la siembra aérea, metodología que busca recuperar zonas afectadas por los incendios forestales y repoblar regiones de difícil acceso para combatir la erosión y la desertificación.

La capacitación también ha sido una constante. En los últimos años a partir de un convenio con la Asociación Forestal Argentina, AFOA, se capacitaron más de 250 trabajadores del Plan de Inclusión Social. Sus conocimientos, adquiridos en diferentes tareas forestales, fueron certificados a nivel nacional abriendo posibilidades a nuevas fuentes de trabajo, tanto individuales como grupales. En 2013 se concretaron las dos primeras cooperativas integradas por estos trabajadores.

En la gestión del Gobernador Claudio Poggi la convicción y la decisión política continúan fomentando la forestación y se pone la atención en la tecnología. Se llama a licitación para la construcción del Centro de Investigación Forestal incorporando tecnología para capitalizar 30 años de experiencias. Allí se trabajará en el mejoramiento genético en laboratorio de las especies históricamente utilizadas para otorgarles una mayor adaptación, tanto al suelo como al clima de toda la Provincia.

Esto traerá aparejado una significativa reducción de los costos de la forestación, al tener estas plantas mayor supervivencia y menos requerimientos de riego.

Nota y foto: Paula Kraliczek – Prensa Ministerio de Medio Ambiente