Solo unas pocas familias habitan en el lugar que está comenzando a poblarse. Otras, se encuentran construyendo sus nuevos hogares. Los vecinos se acercaron con inquietudes respecto a la seguridad en la zona y el equipo del Ministerio de Seguridad y la Policía de la provincia, pudieron brindarles las soluciones correspondientes.

Vecinos del Barrio Mirador del Cerro III fueron recibidos por funcionarios del Ministerio de Seguridad

Vecinos del Barrio Mirador del Cerro III fueron recibidos por funcionarios del Ministerio de Seguridad

Alrededor de 30 vecinos del barrio ubicado en Avenida Franco Pastore y Ruta N° 147, se acercaron esta tarde al Ministerio de Seguridad para dialogar acerca de lo que los preocupa en la zona donde habitan. En la ocasión mantuvieron una charla con funcionarios de la cartera y autoridades de la Policía de la provincia.

Estuvieron presentes el coordinador del Ministerio, Facundo Rodríguez Iannello; el jefe de Seguridad y Planeamiento, Gustavo Bertolini; el jefe de Innovación Tecnológica, Nicolás Anzulovich; el jefe de la institución policial, Diego Pagella; el jefe de la Unidad Regional I, Daría Neira; el jefe del Comando Radioeléctrico, Roberto Poggio; y el jefe de la Comisaría 7ª, con jurisdicción en el lugar, Juan Carlos Leyes.

Particularmente dialogaron acerca de los problemas que tienen con los menores de edad que habitan en los barrios aledaños.

Solicitaron mayor presencia policial, que será continuada -según explicaron los jefes policiales-, y se verá reforzada cuando se inaugure la nueva Subcomisaría en el barrio Eva Perón; la colocación de cámaras de seguridad y algunos equipos de alarmas vecinales, especialmente para garantizar la seguridad de las personas que ya habitan en el lugar.

Por su parte, se les pidió a los vecinos que actúen solidariamente entre ellos, que se organicen y conformen una asociación vecinal que los represente ante los diferentes reclamos que deban hacer.

Según comentaron, la iluminación es muy precaria, el ingreso al barrio se encuentra en muy mal estado y los loteos que aún no han sido vendidos son un “caldo de cultivo” de delincuentes, debido a los altos pastizales que hay en ellos.

“El accionar de la Policía es muy rápido, obtenemos una respuesta inmediata cuando los llamamos, pero existen diferentes factores, como la falta de iluminación y los yuyos que están demasiado altos, lo que nos perjudica vivir ahí”, manifestó Marcela Alaniz, una de las vecinas del barrio.

Asimismo, entre las soluciones propuestas, se confeccionará un registro de las personas que trabajan en la construcción de las viviendas en el barrio y se les solicitará a todos la documentación correspondiente.

Nota y foto: Eugenia Catalfamo – Prensa Ministerio de Seguridad.