San Luis avanza en su posicionamiento como destino ecoturístico y ya más de 1600 personas visitaron Áreas Naturales Protegidas de la provincia, dependientes del Ministerio de Medio Ambiente.

Más de 1600 personas visitaron Áreas Naturales Protegidas

Más de 1600 personas visitaron Áreas Naturales Protegidas

En la primera quincena de enero fueron 1602 los visitantes registrados en Bajo de Véliz, Quebrada de las Higueritas y Quebracho de la Legua.

Quebrada de las Higueritas es muy visitada durante todo el año debido a la variedad y diversidad de  sus atracciones. Sólo en diciembre pasado la visitaron 3222 personas que recorrieron diferentes senderos dentro del predio de 7200 hectáreas.

Higueritas, ubicada en Luján, convoca permanentemente a pescadores y amantes de la navegación en kayaks que disfrutan del dique Luján. Su Vía Crucis es también muy visitado durante todo el año. Entre septiembre y diciembre recibe contingentes de alumnos de toda la provincia, pero también de otras como Santa Fe, Córdoba y Buenos Aires;  y durante todo el año la Quebrada ofrece su inigualable belleza natural, lugar de anidamiento y estadía de la mayor variedad de aves de la provincia. La temporada comenzó con una concurrencia récord en la Reserva Natural Quebrada de las Higueritas.

El Bajo de Véliz, ubicado 50 kilómetros al oeste de Merlo, fue visitado principalmente por viajeros de Buenos Aires. Esta Área Natural Protegida se encuentra en un proceso de puesta en valor destinado a mejorar el servicio que se ofrece al turismo. Hoy cuenta con una oficina de informes nueva, más accesible y confortable, 10 bicicletas TuBi al servicio de quien quiera utilizarlas para recorrer la hermosa quebrada del río Cautana, y la cooperativa Las Pizarras que ofrece servicios de guía e informes al turista.

“Los brigadistas que están allí son originarios del lugar, lo que enriquece aún más el recorrido sumando experiencia e historias locales. Esto genera, a su vez, nuevas oportunidades de trabajo, tanto de guías, como a aquellos vecinos que trabajan en la producción de alimentos y artesanías”, destacó el jefe de Áreas Naturales Protegidas, Julián Muñoz.

Quebracho de la Legua, muy cercana al Parque Nacional Sierra de Las Quijadas, ofrece un paisaje diferente. Más inhóspito y árido, pero con todas las comodidades, modernas instalaciones, senderos y miradores. “El ambiente es árido, con pocas precipitaciones pero en verano ofrece hermosos paisajes, especialmente la floración de cactáceas de exótica belleza, una fauna variada y la inmensa mata verde de los quebrachales blancos. Quebracho de la Legua es considerado un santuario del cardenal amarillo, especie en peligro de extinción, al igual que la imponente águila coronada”, detalló Muñoz.

“Creemos que conocer es el primer paso para proteger; por eso las Áreas Naturales Protegidas cuentan con las instalaciones necesarias  y el personal capacitado para informar a los visitantes sobre la riqueza natural que alojan y su función en los ecosistemas. Recorrerlas  es estar en contacto con la naturaleza de una manera profunda”, puntualizó la ministra de Medio Ambiente, Daiana Hissa.

Nota y foto: Paula Kraliczek-Prensa Ministerio de Medio Ambiente